Eduardo Barco: "Mi obra es como soy yo, es un retrato de mi manera de estar en el mundo"

|

200717VAJURADOEXPARTESPLASTICAS21


El artista ciudadrealeño Eduardo Barco se ha alzado con la Medalla de Oro de la 78 Exposición Internacional de Artes Plásticas, certamen que celebrará su exposición a partir del 27 de agosto en el centro cultural La Confianza. Y lo ha hecho con la obra 'Sin Título', con la que representa una forma geométrica en suspensión que ha dejado inacabada y que da una sensación de movimiento, como él mismo señala. Además, este premio llega veinte años después de que Barco se presentara por primera vez al certamen. De todo ello hemos hablado con él en esta entrevista.             


¿Cómo te sientes tras haber ganado la Medalla de Oro?

 

Me siento perfectamente porque la primera vez que me presenté a este concurso hace como unos veinte años. Creo recordar que fue en el 1997 y veinte años después me dan el primer premio. Así que muy contento, no sólo con la Exposición Internacional de Artes Plásticas sino con Valdepeñas porque también tuve la suerte de llevarme la Medalla del Certamen de Dibujo de Gregorio Prieto.


¿Qué ha significado para ti ganar esta Medalla de Oro?


Un apoyo y una certificación de que en el fondo nuestro trabajo es un trabajo de perseverancia, de continuar y continuar. A veces las recompensas vienen sobre la marcha y otras tardan más tiempo pero en el fondo, si tú tienes fe en algo, al final el propio trabajo se va abriendo puertas.


El jurado del certamen ha señalado que en tus obras concilias la geometría con rigor y libertad. ¿Estás de acuerdo?


Sí, sí, estoy de acuerdo, tanto con el rigor como con la libertad. Si no hay libertad en un trabajo, se nota. También es un trabajo que me ha costado llegar a encontrar un lenguaje propio, que es algo que también se adquiere con el tiempo. 


¿Cómo defines tu obra?


Mi obra es como soy yo. Es un retrato de mi manera de estar en el mundo.


Háblame de la obra ganadora.


La obra ganadora tiene un concepto de suspensión. Es una idea que me interesa mucho. Hay una especie de forma suspendida en el aire, que no está cerrada, no está acabada, pero obligo al espectador a ir cerrando líneas, a ir encontrando unas pautas que yo he dejado para que complete la obra. Es una obra que me remite a algo líquido, a algo con mucho movimiento. La hice hace un par de años y es casi una obra llave porque me ha abierto una puerta a trabajar otra serie de pinturas de una manera mucho más líquida.


¿Qué has querido transmitir con ella?


Esa especie de equilibrio. No hay una estructura formal concreta. He querido hablar sobre la construcción, sobre la manera de que si tú trabajas el orden y la construcción, estás creando un objeto que tiene vida en sí. He dispuesto una serie de objetos que crean un orden y al fin y al cabo la vida es eso, son objetos y vamos pasando a través de ellos y en ellos hacemos nuestro propio orden.


¿Qué te parece que existan este tipo de certámenes como el de Valdepeñas?


Me parecen básicos, necesarios, son imprescindibles. Tienen una función para la gente que empieza a trabajar en el mundo del arte como una presentación de sus trabajos, sirve de escaparate. Y en el caso que me ocupa es como un reconocimiento, lo entiendo como un reconocimiento. Después de veinte años me han dado la Medalla de Oro. Además, tiene una función no sólo para la gente que pintamos sino para la propia ciudad de Valdepeñas. Yo he visto la pasión que hay allí por la exposición, cómo la gente cuando ha tenido dinero ha dado dinero para la bolsa de adquisición, es algo vital para Valdepeñas y para el resto de ciudades que tienen este tipo de iniciativas.