​Arantxa Rodríguez: “No hay belleza si no hay purificación y eso se consigue con el yoga”

|

 

Cuando hablamos de salud y belleza, lo primero que hay que alcanzar es la purificación. Es lo que nos cuenta Arantxa Rodríguez, responsable de la Escuela de Yoga Witryh, con quien hemos hablado para conocer más sobre la famosa purificación o pureza que alcanzamos gracias al yoga. Purificación del cuerpo físico, de la mente y de las emociones para estar más bello porque la cara es el reflejo del alma. Y para conseguirlo hay numerosas técnicas muy sencillas, como nos explica Arantxa en esta entrevista.


¿Qué significa la Pureza o Purificación el yoga?


Cuando hablamos de salud y belleza, lo primero que entendemos en yoga es la Purificación, porque no hay belleza si no hay Purificación. La cara es el espejo del alma y verdaderamente es así. La verdadera belleza necesita que haya un cierto grado de purificación. Por supuesto, que en el yoga cuando hablamos de purificación estamos hablando de limpiar a todos los niveles, no sólo el cuerpo físico, sino las emociones y también la mente. En cuanto a la purificación del cuerpo físico entendemos que todo lo que entre en tu cuerpo tiene que ser lo más limpio posible. Hay que empezar por la alimentación, por una dieta sana, evitando el alcohol, el tabaco, los embutidos, las carnes rojas, los azúcares, los alimentos procesados, e intentar comer alimentos ecológicos. También es fundamental manejar bien tu energía, haciendo ejercicio físico, porque nuestro cuerpo está diseñado para tener una actividad física intensa; es decir, si no existe una actividad, el cuerpo físico no funciona bien.


En cuanto a las emociones, la purificación implica eliminar y evitar todas esas emociones que nos hacen sentir mal, como los celos, la envidia, la ira… Hay que purificar las emociones porque no puede existir belleza en una persona que está totalmente dominada por la ira.


Y purificar la mente significa que tus pensamientos no sean nocivos ni para ti, ni para los demás. Por lo tanto, tienes que apartar las dudas, los miedos, esas emociones negativas que hacen que tus pensamientos sean destructivos. En esta sociedad estamos expuestos a un sinfín de estímulos. Por ejemplo, cuando tú te vas a un centro comercial dos horas y cuando sales estás mucho más feo que cuando has entrado. ¿Por qué? Porque te has saturado de estímulos de todo tipo. Por eso, en el yoga tenemos un montón de técnicas que te ayudan a purificar tanto el cuerpo, como las emociones y los pensamientos. Por ejemplo, para purificar el cuerpo físico una de las técnicas es caminar descalzo por el campo o exponerte a las olas en la orilla del mar. Para purificar las emociones no hay nada más poderoso que el amor. Y para purificar la mente, no tienes más que sentarte y observar tus pensamientos. Observas tus pensamientos para purificarte, para vaciar tus pensamientos.


¿Hay que alcanzar esa pureza antes de practicar yoga?


No, la gente puede venir a yoga en cualquier estado. Lo que pasa es que sí que es verdad es que una de las primeras cosas que el practicante yoga va a experimentar es la purificación. Es uno de los primeros objetivos en la práctica de yoga porque mientras no hay purificación, tú no puedes meditar. No puedes meditar si tu mente está llena de los estímulos de la película que viste ayer o del sitio en el que acabas de estar. La purificación es necesaria porque forma parte del camino. 

Cuando la persona empieza a hacer yoga, empieza no sólo a purificarse a través de las técnicas del yoga, sino que empieza a sentir la necesidad de purificarse. Cuando la gente empieza a hacer yoga, lo primero que hace es cambiar de hábitos, cambiar la dieta, pero por necesidad. Empieza a querer sentirse mejor en un cuerpo limpio. Empieza a darse cuenta de que los ejercicios del yoga son más eficaces cuando su cuerpo está limpio.


¿Cómo abordáis esta pureza desde vuestra escuela de yoga?


Desde nuestra escuela sabemos que la pureza es una de las primeras cualidades que debe desarrollar quien se inicia en el camino del yoga y nosotros tenemos un montón de prácticas. Además, las prácticas de purificación son muy divertidas. Por ejemplo, en los cursos que hacemos de formación de monitores y en los retiros que hacemos para la gente que quiere profundizar en el yoga tenemos una asignatura que es la purificación y tenemos prácticas para purificar todo, todas las partes del cuerpo. Por supuesto, la mente es lo primero que se empieza a purificar.


Aparte de eso, nosotros intentamos enseñar la aceptación activa. Para sentirse bello, aparte de la purificación, hay una cualidad muy importante, que es la aceptación activa. Activa quiere decir que no hay resignación. Por ejemplo, si tengo 10 kilos de más, la aceptación pasiva sería decir soy como soy y ya está. Y la aceptación activa sería aceptar que se tienen esos 10 kilos de más y querer investigar por qué tengo esos kilos de más y trabajar y cambiar mis hábitos, pero mientras tanto soy feliz. Ya consiga bajar los kilos o ninguno, soy feliz. Lo intento por todos los medios, pero soy feliz. Y esa es la clave de la belleza. Muchas veces a alguien que no tiene facciones bonitas ni un cuerpo bonito pero resulta sumamente atractiva y guapa. Lo que tiene es que se acepta y se gusta y eso se refleja.



¿Cómo saber que estamos preparados para hacer yoga?


Todo el mundo está preparado para hacer yoga. No se requiere nada, ni fuerza, ni flexibilidad, ni purificación, nada. Todo eso te lo va a ir dando la práctica de yoga. Me hace gracia cuando la gente me dice que les vendría bien hacer yoga y yo les digo que a todos les vendría bien. Sólo hay un requisito que estar dispuesto a cambiar. Tiene que haber receptividad porque el yoga va a introducir cambios en su vida. La gente que está muy reacia a cambiar hábitos, a cambiar su forma de pensar, suelen durar poco en el yoga. Es lo que narra el libro más importante del yoga, que cuenta una batalla entre los hábitos y el alma que te dice que cambies tus hábitos y evoluciones.


¿Qué consejos darías a alguien que quiera iniciarse en el yoga?


Que venga a clase. Tenemos clases semanales y los retiros de fin de semana para la gente que quiere ir más rápido. Que cojan ropa cómoda y vengan.


Entonces, la práctica del yoga está al alcance de cualquiera… 


De cualquiera, de cualquier edad y condición porque el yoga es muy amplio y diverso y siempre hay un yoga para cada persona. Y lo primero que te enseña el yoga es la aceptación. Tú tienes que adaptar la práctica a ti mismo. No es el yoga el que se adapta ti, sino tú al yoga.


¿Qué beneficios nos reporta la práctica del yoga?


La felicidad. El yoga es el camino de la expansión de la consciencia. Y la expansión de la consciencia siempre trae de la mano a la felicidad. Porque cuando tu consciencia se expande, cuando desarrollas sabiduría, comprendes el mundo y comprender el mundo siempre te hace ser feliz. Comprender cómo funcionan las cosas, alinearte con la voluntad divina siempre te trae felicidad, así que ese es el efecto inmediato. De hecho, casi toda la gente es lo primero que dice. Aunque lleven pocas clases, siempre se sorprenden con el cambio del estado de ánimo y de ver la vida. Están más contentos, no les preocupan tanto las cosas. 




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.