El Gobierno regional destinará 13,7 millones al día a recuperar el Estado del bienestar, 5,4 a impulsar el desarrollo económico y 1,7 a inversiones

|



El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para 2017, que asciende a 8.919,8 millones de euros, aumenta un 5,9% respecto al año pasado y destina 13,7 millones de euros al día a financiar el Estado del bienestar; 5,4 a impulsar el desarrollo económico y la creación de empleo y 1,7 a inversiones.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, así lo ha explicado en una rueda de prensa, acompañado por el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, en la que ha resaltado que las cuentas regionales para este año, que aumentan en 499,6 millones respecto a 2016, permitirán seguir avanzando en la recuperación social y económica de la región, continuar cumpliendo con los compromisos adquiridos con los ciudadanos y avanzar en el saneamiento de las finanzas públicas.

Ruiz Molina ha destacado que el proyecto de Presupuestos de Castilla-La Mancha prioriza el gasto social, contiene importantes instrumentos dirigidos a potenciar el crecimiento económico como fórmula para generar empleo, está elaborado con prudencia y realismo por lo que se puede calificar como solvente desde un punto de vista financiero, es fruto del diálogo social en la medida en que recoge aportaciones de agentes sociales y está enriquecido con aportaciones de Podemos, fundamentalmente en lo que se refiere a la implementación del Plan Integral de Garantías Ciudadanas.

Una novedad del proyecto de Presupuestos para 2017, según ha subrayado el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, es el impulso a la inversión, que aumenta un 21% y será fundamentalmente de carácter social, lo que permitirá dotar de infraestructuras básicas a los servicios públicos y generar empleo gracias al efecto multiplicador de la inversión pública.

Durante su intervención, Ruiz Molina ha explicado que el Gobierno de Emiliano García-Page se ha marcado tres grandes objetivos a la hora de elaborar los presupuestos regionales para este año. El primero y fundamental es mejorar la calidad de vida de las personas, lo que implica consolidar el gasto social. En segundo lugar, generar más riqueza y empleo y, por último, mantener unas finanzas públicas saneadas, lo que permitirá cumplir con el objetivo de déficit y de deuda pública.

En dos años se han destinado 509 millones de euros más a recuperar el Estado de bienestar

Al igual que en las cuentas regionales del año pasado, a las políticas de carácter social se destina la mayor parte del presupuesto no financiero, en concreto, el 70%. Así, el gasto en sanidad, educación y servicios sociales asciende a 5.009,2 millones de euros, lo que supone un aumento de 194,5 millones respecto a 2016. De acuerdo con estas cifras, al día se destinan 13,7 millones a gasto social.

Ese gasto social en educación estará destinado al plan de infraestructuras educativas para ampliar el número de colegios y eliminar los barracones, a la reducción de las ratios en los colegios, a incrementar las dotaciones para investigación y a aumentar la financiación de las universidades.

En sanidad el proyecto de presupuestos de 2017 se destinará a las obras de los nuevos hospitales de Cuenca, Toledo, Guadalajara y Albacete y al plan funcional del nuevo hospital de Puertollano. También se iniciarán las obras de ocho centros de salud, se proseguirá con el Plan de Renovación Tecnológica Sanitaria, se actualizará el calendario vacunal y se reforzarán los programas de detección y evaluación de cáncer.

En materia de servicios sociales, se ampliará el número de centros y residencias de personas mayores, se consolidará la red de Centros de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual, se abrirán más centros de atención temprana y se incrementará el servicio de ayuda a domicilio.

Respecto al empleo público, se aprobarán nuevas ofertas, se iniciará la recuperación del 3% salarial y se contratará a más personal sanitario y docente.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha puesto de manifiesto que el complemento en el proyecto de Ley de Presupuestos a ese importante crecimiento del gasto social es la generación de riqueza y la promoción de la actividad económica a través de tres ejes fundamentales: las ayudas a las empresas, con el Plan Adelante, con carácter general, o, específicamente, a través del fomento al desarrollo económico del mundo rural; la inversión en I+D y nuevas tecnologías, a lo que se destinan 107,3 millones de euros, y el Plan Extraordinario por el Empleo, dotado con 92,5 millones.

Esa recuperación económica en Agricultura y Medio Ambiente se traducirá en la mejora de los sistemas de seguros agrarios, el aumento de los incentivos en industria agroalimentaria y el impulso al Programa de Incorporación de Jóvenes a la Agricultura y la Ganadería.

También se desarrollará el Plan de Autoempleo, Creación de Empresas y Emprendimiento, se pondrá en marcha el programa de retorno de talento para la juventud y un plan para la digitalización de las pymes en materia de Economía, Empresas y Empleo.

En el área de Fomento, una de las consejerías que más incrementa su presupuesto respecto al ejercicio anterior, se recuperará la tarjeta joven del transporte colectivo interurbano, se mejorará el servicio de transporte público de viajeros en la región, se impulsarán las ayudas al alquiler y las obras de rehabilitación de vivienda y se mejorará la red de infraestructuras hidráulicas.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha insistido en que el proyecto de Presupuestos de 2017 hay que entenderlo como la segunda anualidad de un plan de legislatura para la recuperación social y económica de la región. En este sentido, Ruiz Molina ha resaltado que en dos ejercicios, 2016 y 2017, el Ejecutivo de García-Page ha aumentado un 11,3% el gasto social, destinando 509 millones más, y un 35,1% el bloque económico, al sumar 94,8 millones más.

El 72% del aumento de las inversiones se destina a infraestructuras de carácter social

La inversión pública crece en 2017 el 21% y se centra fundamentalmente en gasto social. De esta forma, Educación va a tener una inversión de 26,3 millones, lo que supone un crecimiento del 166% respecto al volumen de inversión de 2016. En servicios sociales se destinan 5,3 millones, con lo que la inversión crecerá un 27%. Por último, en sanidad el crecimiento será del 9,4%, con 53,2 millones para los nuevos hospitales, centros de salud y la renovación tecnológica.

Por otra parte, Ruiz Molina ha indicado que de los 1.519,6 millones destinados a amortización de la deuda en 2017, el 74%, es decir, 1.126,9 millones de euros, corresponden a vencimientos de deuda pública de préstamos suscritos durante la anterior legislatura. Así, ha lamentado que el anterior Gobierno además de duplicar la deuda hizo un diseño del endeudamiento que ha supuesto acumular en un único ejercicio, el de 2017, un importante volumen de amortizaciones.

Respecto al Plan Integral de Garantías Ciudadanas, que se incluye en el proyecto de Presupuestos, Ruiz Molina ha recordado que estará dotado con 119,2 millones de euros, que se destinarán a actuaciones en materia de empleo, educación, vivienda, servicios sociales e igualdad.

Desde el punto de vista de los ingresos, la mayor parte de la financiación, en torno al 60% de los ingresos no finalistas, proviene de la participación de la Comunidad Autónoma en el sistema de financiación autonómica. En este apartado, ha incidido Ruiz Molina, se sigue con el ejercicio de ajuste realista que ya se inició en el ejercicio de 2016 y, además, se produce una congelación de la presión fiscal, ya que no se modifica ningún impuesto.

Por primera vez en años se llega a un ahorro neto positivo de 78 millones de euros, que es la novedad que tiene el presupuesto de 2017 desde el punto de vista financiero y que supone volver a la senda de la ortodoxia financiera.

El titular de Hacienda y Administraciones Pública ha finalizado la rueda de prensa resaltando que el Gobierno de García-Page ha demostrado que otro presupuesto es posible, ya que son unas cuentas que tienen alma, porque se han elaborado pensando exclusivamente en los ciudadanos, y cabeza, porque tienen perfectamente definidos los objetivos a conseguir, cumpliendo a la vez con los compromisos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.