Naya: "Witryh es una escuela dinámica, alegre y transformadora que se dedica a la enseñanza del camino del Yoga"

|


El Eco de Valdepeñas abre una publicación periódica sobre el Yoga, un tema muy en boga actualmente. La Escuela de Yoga Witryh será la encargada de estos artículos, y por ello hemos hablado con su directora para presentarnos su escuela.



Tu nombre de nacimiento es Arantxa Rodríguez, tu nombre yogui es Naya. ¿Es normal cambiar de nombre cuando practicas Yoga?


No es necesario, aunque sí frecuente cuando el Yoga es para tí más que una práctica. Muchas culturas diferentes de diversos puntos del globo han tenido esta costumbre. Cada etapa de la vida requiere un nombre diferente que expresa, tu momento vital, lo que eres o a lo que anhelas. Normalmente, este nombre te es dado por alguien en quién confías como guía, como maestro.



Según tenemos entendido, Witryh es una escuela de ámbito nacional e internacional. Pero, háblanos de este nombre tan raro que no sabemos cómo pronunciar.


Se pronuncia “Fitri” y es una palabra otorgada a quien fundó la escuela, el maestro Soma. Witryh tiene muchos significados diferentes, según el idioma en que lo busques. Pero hay una anécdota muy graciosa sobre el nombre. Hace unos 8 años, encontramos en un diario nacional, en un apartado que se dedicaba a palabras raras la siguiente definición: “Witricity, Witricidad: energía sin cables”



¡Qué gracioso! ¿Y que tiene de particular esta escuela de Yoga?


Witryh es una escuela dinámica, alegre y transformadora que se dedica a la enseñanza del camino del Yoga. Llevamos formando a gente en el Yoga varias decenas de años. Somos una de las escuelas con más alumnos de España, y nuestra formación está reconocida como una de las mejores, si no la mejor.



¿Qué quieres decir cuando hablas de formar a gente? ¿Profesores?


No sólo profesores. Nuestra formación es una inmersión intensa en el Yoga. Capacitamos a las personas para ser instructores, profesores e incluso formadores de profesores de Yoga. Pero ese no es nuestro objetivo directo. Lo que pretendemos es formar yoguis y yoguinis, o sea enseñar a la gente el camino para el desarrollo de la consciencia, que trae aparejada la felicidad interna.



Y, ¿realmente el Yoga consigue que seas feliz?


Desde luego. No obstante, tú no puedes crecer por los demás. En Witryh ponemos las condiciones para que la gente se convierta en yogui. Pero es cada cual el que tiene que recorrer el camino. Hay gente cuyo objetivo es ser profesor de Yoga, no yogui. Y nuestros alumnos se convierten en estupendos profesionales. Y, en respuesta a tu pregunta, sí, el Yoga te trae la felicidad. Poca gente sabe que las posturas de Yoga son sólo una pequeña parte del Yoga, y que tienen como objetivo, por una parte acostumbrarte a estar en paz ante un conflicto; por otra, servir de instrumento para el desarrollo de cualidades físicas y psíquicas; y por otra, capacitarte para entrar en meditación, que es el penúltimo peldaño del camino del Yoga. Incluso la medicina ha reconocido la meditación como el mejor ansiolítico que existe. El Yoga crea consciencia y ésta trae de la mano a la felicidad. Pero, si te parece, nos podemos extender más sobre esto en el primer artículo del nuevo espacio que habéis creado en el Eco de Valdepeñas para el Yoga.



¡Será un buen comienzo! ¿Cuánto tiempo lleva Witryh en Valdepeñas?


Nuestra escuela, que está enfrente del Parque del Este, se llamaba antes Mandala, aunque era ya la sede de Witryh en Valdepeñas. Este verano hemos decidido llamar a las sedes con el nombre de la casa madre también. De ahí el cambio de nombre.


Mandala lleva abierto desde 2009, pero yo llevo dando clases de Yoga en Valdepeñas desde que llegué aquí en 1994.


Unos cuantos añitos, nada más. 


¿Qué puedes decirle a la gente de Valdepeñas para animarles a probar vuestras clases?


Uy, muchísimas cosas. Para empezar, que nuestra experiencia es muy amplia. Yo empecé a practicar Yoga a los 16 años. Qué sabemos cómo hacer nuestro trabajo, sabemos qué le hace falta a la gente y sabemos como ayudarles a encontrarlo.

En segundo lugar, que hay que vencer la inercia que te presenta mil excusas para no dedicar tiempo a tu propio crecimiento, a tu bienestar, a tu salud integral. Mañana puede ser demasiado tarde. Tu armonía influye en todo tu entorno, por lo que vale la pena organizarse en casa y en el trabajo, para sacar tiempo para uno mismo, a sabiendas de que en las actividades humanas la calidad es mejor que la cantidad.


En tercer lugar, que nuestra tarifa plana te posibilita venir a clase todos los días. O sea, 420 minutos a la semana de Yoga. Nuestras clases son muy completas: practicamos posturas, danzas yóguicas, respiración, relajación, meditación y más. Nuestra sala es preciosa y nuestras colchonetas profesionales. Cualquiera puede venir a probar nuestras clases, cuando quiera.



Para acabar, Naya, ¿de qué nos vas a hablar en nuestra sección de Yoga?


Tenemos muchas cosas que contar, que según el momento iremos eligiendo. Probablemente empecemos contándoles a vuestros lectores qué es el Yoga de verdad, hablaremos de su filosofía, su historia y su práctica. Esperamos crear un rincón interesante que ayude a la gente a poner armonía en su vida.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.