El 'Interior geométrico', de Mónica Dixon, a examen en la actividad 'Cómo mirar un cuadro'

|


Alrededor de una veintena de personas tuvo la oportunidad de disfrutar de la actividad 'Cómo mirar un  cuadro' que, de manera extraordinaria, se ha celebrado en jueves y no en viernes como es costumbre.   En esta ocasión la obra elegida ha sido 'Interior geométrico', de Mónica Dixon, una obra "muy introspectiva, muy adecuada para una tarde en la que acaba de entrar el otoño", ha explicado Gema Candelas, arqueóloga e intérprete de patrimonio, que fue la encargada nuevamente de dirigir la actividad.


Se trata, pues, de un cuadro que la autora "ha despojado de personajes, de anécdotas, de símbolos, y ha dejado la imagen de la arquitectura completamente depurada y vacía para que el espectador pueda transitar por ella, dándole un énfasis especial a la luz, ya que juega mucho con los contrastes entre luz natural y artificial".


La actividad arrancó con un poema de Juan Ramón Jiménez que enlaza muy bien con la obra, según Candelas, "porque se hace referencia a que todo queda cuando tú te vas; y los paisajes de Mónica Dixon hacen alusión a esa permanencia de lo material y a que la persona va y viene, somos perecederos y lo material, no".


En este sentido, al finalizar la sesión, Candelas propuso a los asistentes que hicieran una introspección en su propio yo, buscando en sus propias emociones y sentimientos, estableciendo un equivalente entre esa arquitectura desprovista de emociones y elementos y el propio yo, y cómo la esencia no necesita de tantas cosas; "la esencia del ser humano al final necesita muy poco, la persona que tiene un interior rico, podría estar sola en el desierto y estar bien", indicó.







Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.