El Cerro de las Cabezas, un enclave único para conocer a fondo la cultura ibérica

|



Valdepeñas tiene la suerte de contar con el yacimiento arqueológico del Cerro de las Cabezas. Se trata de un yacimiento único en la Península Ibérica ya que da la oportunidad de conocer de forma veraz cómo era la cultura ibera hace 1.200 años. Situado en el km 207,700 salida 208 de la autovía Madrid-Cádiz, esta ciudad ibera data del siglo VII al III a.C. y para los investigadores es un libro abierto.


Y es que esta ciudad se convirtió durante muchos años en una especie de ciudad fantasma, ya que sus habitantes la abandonaron precipitadamente llevándose tan sólo algunos objetos de valor y dejando todo tal cual está. La importancia radica en que después la ciudad no fue ocupada por ninguna otra cultura posterior en el tiempo. Es lo que nos cuenta Domingo Fernández Maroto, profesor de la UNED, codirector del XIII Curso Práctico de Arqueología de Campo que se ha desarrollado en el yacimiento del 1 al 9 de agosto y miembro del grupo de investigación del Cerro de las Cabezas.


“Desde el punto de vista histórico es un libro abierto; encontramos una ciudad que nos ofrece una información tremenda porque fue abandonada tal cual y no tuvo ocupaciones posteriores. En como si sus habitantes la abandonaran precipitadamente y por eso en las excavaciones obtenemos datos interesantes de cómo era su forma de vida de hace 1.200 años, cómo vivían, cómo trabajaban, qué objetos utilizaban, sus vajillas, qué sistemas de almacenamiento utilizaban, y eso nos da información para saber cómo esta cultura fue evolucionando a lo largo del tiempo”, explica Fernández Maroto, quien compara el Cerro de las Cabezas con Pompeya porque “está sellado en un momento dado y ha llegado a nuestros días tal cual”.


Precisamente en este curso que se ha desarrollado en agosto y en el que han participado 22 universitarios de toda España se han encontrado valiosas piezas. Se trabajó en un edificio de grandes dimensiones, de casi 80 metros cuadrados de planta, y en él aparecieron las primeras vasijas relacionadas con la estructura del siglo III o IV a.C. Todos los objetos y piezas halladas en el Cerro de las Cabezas están expuestas en el Museo Municipal de Valdepeñas.


Éstas han sido las últimas excavaciones realizadas en el yacimiento, pero los primeros trabajos tuvieron lugar en torno a 1984 con motivo de las obras de construcción de la autovía A4 que fue cuando se descubrió la importancia que tenía el Cerro de las Cabezas.


El urbanismo de la ciudad ibera se ordena en ejes principales y secundarios, dando lugar a una ordenación urbana con grandes núcleos de casas que forman manzanas y barrios singulares. En las campañas de excavación llevadas a cabo se han puesto al descubierto parte de las áreas urbanas y defensivas de la ciudad, mostrándonos su urbanización, almacenes, áreas domésticas, santuarios, torreones y murallas.


Fernández Maroto explica que el visitante se va a encontrar en este yacimiento con “unos espacios abiertos con unas estructuras de carácter urbano, calles, como si de uno de nuestros pueblos actuales se tratase; calles perfectamente definidas, casas alineadas, lugares de culto o lugares de producción”. Es el caso, por ejemplo, de un espacio pegado a la muralla en el que se intervino el pasado año con un programa de la Junta. “Ya sabíamos de la existencia de un silo documentado que sería de los más grandes de la Península Ibérica pero ahora hemos descubierto otro espacio de producción y estamos definiendo qué producían ahí”, explica Fernández Maroto.


Centro de interpretación e importancia de la divulgación


El yacimiento cuenta también con un centro de interpretación de 850 metros cuadrados de superficie. Su objetivo es mostrar al visitante todos los pormenores de la cultura ibérica, mediante medios multimedia, audiovisuales, maquetas, paneles y representaciones que muestran el desarrollo y evolución de la cultura ibero-oretana en la ciudad del Cerro de las Cabezas.


Además, el complejo del Cerro de las Cabezas será completado en un futuro con un albergue, aulas y cafetería, proyecto que quedó aparcado con la crisis económica pero que el Equipo de Gobierno confía en recuperar.


Pero las excavaciones e investigación realizadas en el yacimiento no serían nada sin la divulgación. Es lo que apunta Fernández Maroto, quien explica la importancia de que la gente sepa y conozca todo lo que se hace en el Cerro de las Cabezas. Para eso se celebran cada año las Jornadas de Puertas Abiertas que atraen a cientos de visitantes al yacimiento y para eso también el grupo de investigación del Cerro de las Cabezas intenta participar en congresos y editar publicaciones. Un ejemplo es una reciente publicación del Ministerio de Defensa sobre el sistema defensivo del yacimiento, nos recuerda el también profesor de la UNED.


Igualmente, Fernández Maroto piensa que el conjunto arqueológico del Cerro de las Cabezas es una fuente de turismo que aún está por explotar. Para ello, pide la implicación de las administraciones públicas y de empresas privadas para que el yacimiento no sólo sea un lugar visitado por excavadores, investigadores y expertos, sino que sea un sitio abierto a niños y mayores para que conozcan cómo eran sus antepasados y puedan entender mejor cómo son ellos.

El Cerro de las Cabezas permanece abierto por las mañanas de 9:30 a 13:30 horas. Domingos y festivos de 11:30 a 13:30 horas. Lunes y martes permanece cerrado.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.