El público disfruta de un sensacional repaso a la edad de oro del pop español

|



El público se quedó enganchado con un completísimo repaso por las mejores canciones de la música española de los años 80 y 90 que durante tres horas evocaron sensaciones y recuerdos a los adolescentes y jóvenes de aquella época. Un magnífico viaje en el tiempo de la mano de Alberto Comesaña, Pablo Perea, Joaquín Padilla y Chus Herranz.



El espectáculo programado por la concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Manzanares con motivo de la feria tuvo entrada gratuita en “La Pérgola”. Comenzó a las 23:30 horas y poco a poco enganchó al público que entró al recinto -por curiosidad en muchos casos- y que terminó entregado y bailando durante tres horas con los grandes éxitos de una de las mejores etapas de la música española.



Sobre el escenario de “La Pérgola” volvieron míticos temas de artistas y grupos cuyos originales también pasaron por este auditorio en sus momentos de apogeo en las décadas de los 80 y 90, como Mecano, Olé Olé, La Guardia, Los Rebeldes, Gabinete Caligari, La Unión, Duncan Dhu, Luz, Loquillo, Hombres G, La Frontera y un largo etcétera en lo que constituyó uno de los mejores repasos musicales a esos años dorados cuyos éxitos siguen en plena vigencia, como quedó demostrado durante el variadísimo concierto.



La propuesta de “La Edad de Oro del Pop Español”, liderada por Alberto Comesaña (Amistades Peligrosas), Pablo Perea (La Trampa), Joaquín Padilla (Iguana Tango) y Chus Herranz (de los musicales Grease, Peter Pan, Annie, We will rock you, etc), fue muy dinámica. Los artistas, en grupo, dúos o individualmente, fueron desgranando esa edad de oro por bloques dedicados a grupos y solistas. Evidentemente no faltaron los temas más conocidos de los grupos que ellos mismos lideraron en esos años, y con los que demostraron que siguen en plena forma.



Entre artistas y público se vivió gran complicidad y resultó una noche mágica, sobre todo porque a la gran mayoría le hizo rejuvenecer y rememorar sensaciones y momentos de hace más de dos décadas. Y lo mejor de todo es que entre el público también hubo jóvenes que igualmente disfrutaron con canciones que nacieron antes que ellos.



Los artistas preguntaron si era cierto que la canción “Sufre mamón” de Hombres G estaba dedicada a un niño pijo de Manzanares. Con el público coreando el tema quedó claro que sí, o eso se ha creído siempre. Tras los animados bises y un selfie con el público de fondo, el concierto terminó a las tres horas de su inicio, momento en el que los cuerpos volvieron a 2015 pero el espíritu continuó joven durante unas horas más en la noche más importante de la feria manzanareña.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.