El joven ‘Los Galanes’ de la cooperativa Santa Catalina gana una importante medalla de plata en Pekín

|


Cooperativa Santa Catalina premio en Peku00edn


La cooperativa Santa Catalina acaba de apuntarse un nuevo e importante éxito, esta vez gracias a uno de sus vinos más emblemáticos: el blanco joven ‘Los Galanes’. Ha sido en el Concurso Mundial de Bruselas, celebrado en Pekín (China). Una cita de enorme relieve internacional que reúne a 9.000 caldos de 48 países en catas a ciegas muy rigurosas.


‘Los Galanes’ airén ha logrado una medalla de plata que colma las mejores expectativas y satisface completamente al equipo de la cooperativa, muy contento por razones obvias. “Supone un reconocimiento a la calidad y también una garantía de que podemos ofrecer productos de acuerdo a lo que el cliente exige”, ha declarado Toñi Rodríguez-Rabadán, responsable del departamento de exportación. Consciente de que galardones de esta naturaleza tienen un importante eco mediático, espera aprovechar la corriente. “Nos permiten conocer mejor cómo se trabajamos y mejorar nuestra reputación en el mercado”. “Un premio así es como tu carta de presentación”.


El blanco joven está dando muchas alegrías a la cooperativa Santa Catalina. Es uno de sus buques insignia, sobre todo porque está elaborado con la variedad airén, una uva autóctona poco conocida fuera. “El airén no tiene la popularidad de un verdejo, un chadonnay o un sauvignon, y por eso es una alegría porque ayuda a su promoción”. Toñi Rodríguez-Rabadán revela que lo que más llama la atención de este joven airén es ese color tan cristalino que lo caracteriza. “Siempre me dicen que es un vino limpio y muy elegante por su color cristalino, y por supuesto por su aroma fresco y facilidad de beber”.


A día de hoy, los vinos de la cooperativa Santa Catalina están bien posicionados en varios países, entre los que destaca Japón. En el archipiélago nipón se consume mucho vino español, y lo beben especialmente las mujeres. “Cada vez que voy allí cerramos ventas y nos ayuda a seguir apostando por este mercado”. Otro destino prolífico es Holanda, donde los blancos solaneros están gustando mucho. “Tenemos que confiar en que nuestros vinos merecen estar en cualquier mercado internacional”.