Caballero: “Se abre un tiempo de esperanza, de ilusión y de cambio”

|

090921 cr dipu



El presidente de la Diputación provincial de Ciudad Real, José Manuel Caballero, se ha trasladado esta tarde a Puertollano con motivo de la celebración del día grande de la ciudad minera, Día de la festividad de su patrona, la Virgen de Gracia, en una visita institucional junto al alcalde de Puertollano, Adolfo Muñiz y el jefe del ejecutivo regional, Emiliano García-Page.

La primera parada ha sido en la Iglesia de la Virgen de Gracia, a la que  se ha hecho entrega de un ramo de flores, para después trasladarse a la terraza del instituto aledaño donde se ha procedido a la inauguración de la nueva iluminación artística del monumento del minero.

Un acto simbólico, “que tiene que ver con los sentimientos, los afectos, los orígenes”, destacaba el presidente de la Diputación, quien subrayaba cómo hoy como en aquel año 83, fecha de la implantación del monumento, “se abría un tiempo de esperanza, ilusión y de cambio”, siendo  Puertollano un referente industrial, tanto a nivel regional como nacional, y cómo ahora lo vuelve a ser en torno a las oportunidades que ofrecen las nuevas circunstancias, que se abren tras la pandemia, “haciendo de la necesidad virtud, ante la necesidad de actualizarnos y de dar respuesta a las nuevas realidades y retos”.

Caballero además hacía hincapié en la importancia de la colaboración entre administraciones, y de empujar en una misma dirección, “para contribuir a una sociedad mejor”. En este sentido, además hacía referencia a otras grandes inversiones y proyectos en la localidad como la inminente remodelación del Paseo de San Gregorio, en la que colaboran todas las administraciones, local, provincial y regional.

El presidente de la Diputación agradecía la protección y proyección del patrimonio por parte del Gobierno regional, señalando cómo esta iniciativa contribuye a seguir manteniendo nuestros orígenes y nuestra identidad.

El alcalde de Puertollano, Adolfo Muñiz, ponía el énfasis en el significado de esta iluminación en un monumento “que es símbolo de esta ciudad y que rinde homenaje a todos los mineros y a nuestro pasado”, subrayando la importancia de no olvidar nuestros orígenes para afrontar nuestro presente con el hidrógeno verde como protagonista.

En definitiva, “una iluminación de nuestros orígenes en complicidad con el futuro”, señalaba, que marca el inicio de los actos conmemorativos que tendrán lugar por su 40 aniversario.

Un acto que culminó con los fuegos artificiales en honor a la Virgen, de los que pudieron disfrutar desde el paseo de San Gregorio, epicentro de la localidad.

Acto en el que también estuvieron presentes la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, la vicenconsejera de Cultura, Ana Muñoz, la subdelegada del Gobierno, María Ángeles Herreros, la delegada de la Junta de Comunidades, Carmen Olmedo, la vicepresidenta de la Diputación, Petra Sánchez, entre otras autoridades.

Nueva iluminación más eficiente y moderna. Obra del escultor Pepe Noja, el monumento al minero es un referente de la localidad, una seña de identidad que data de 1983. Realizado en bronce, con una altura de 17 metros preside y abraza  la localidad minera, desde el cerro de Santa Ana. 

Con una inversión de más de 118.000 euros, la nueva iluminación mucho más eficiente energéticamente que la anterior, gracias a la instalación de luminarias led y un sistema de control,  amplia además las posibilidades en cuanto a creación de escenas en blanco o en color, creando una iluminación por inundación, a la altura de otros grandes monumentos de la provincia como la iluminación de los Molinos de Herencia.