Juan Delgado: "Ser finalista del premio Jóvenes Compositores ha sido una gran alegría y constituye un importante refuerzo a mi trabajo"

|

131020 VA JUAN DELGADO MUSICO




El músico Juan Delgado es hijo y nieto de valdepeñeros y acaba de ser finalista del XXXI Premio Jóvenes Compositores de la Fundación SGAE-CNDM. Lo ha sido gracias a su obra, 'Ad Petendam Pluviam', que recrea el fenómeno de las prácticas campesinas de petición de lluvias que hasta los años sesenta se seguían celebrando en la mayoría de pueblos castellanos. Una obra que será estrenada el próximo 23 de noviembre en el Museo Reina Sofía de Madrid. De todo ello y de este importante reconocimiento  hablamos con Juan Delgado.


El hijo y nieto de valdepeñeros Juan Delgado Serrano, finalista del XXXI Premio Jóvenes Compositores Fundación SGAE-CNDM


El autor ha sido elegido finalista del certamen internacional con su obra Ad Petendam Pluviam (2020), que será estrenada el 23 de Noviembre en el Museo Reina Sofía.


¿Qué significa para ti ser finalista de este certamen?


Ha sido una gran alegría y constituye un importante refuerzo a mi trabajo. Soy consciente de que se trata de un premio muy importante y el reconocimiento que supone haber sido elegido finalista ha insuflado energía y aire fresco a mi trayectoria como compositor. Además, según me han indicado, este año nos hemos presentado más del doble de participantes que en ediciones anteriores, lo cual hace todavía más especial el hecho de haber sido seleccionado. 


¿Qué intentas transmitir con Ad Petendam Pluviam?


La obra recrea el particular fenómeno de las prácticas propiciatorias campesinas de petición de lluvias que, hasta los años sesenta del siglo XX, se seguían celebrando de manera generalizada en la mayoría de los pueblos castellanos, tanto en fechas oficiales durante los meses de primavera con el fin de procurar unas buenas condiciones para el desarrollo del ciclo anual de las labores campesinas como en ocasiones especiales de sequía, integrándose profundamente en la vida social y religiosa de la comunidad. En el marco de estas prácticas y dentro de la tradición cristiana, destaca la celebración de “rogativas” específicas de petición de lluvias y bendición de campos, integrando el recitado de oraciones  “ad petendam pluviam” y bendiciones de los campos a los cuatro puntos cardinales. Ad Petendam Pluviam recrea este fenómeno de petición de lluvias, sumergiendo al oyente en una atmósfera envolvente, intimista y evocadora en la que se recrea la situación de sequía en los campos, el lamento de los labradores, el rito propiciatorio de la rogativa con la mirada de hombres y mujeres suplicando al cielo y el paulatino y sobrecogedor advenimiento de la lluvia. 


¿Qué te condujo a escribir sobre este tema? 


La idea surgió a raíz de una investigación etnomusicológica que he desarrollado a lo largo de los últimos años acerca de la celebración de este tipo de prácticas en el ámbito de la provincia de Segovia, gracias a una beca de investigación que me fue otorgada por el Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana Manuel González Herrero. Dicho estudio me llevó a visitar más de 140 localidades de la provincia de Segovia, conociendo y entrevistando a un gran número de antiguos labradores y labradoras. Fruto de la investigación, he escrito un libro -Agua te pedimos- que será publicado en 2021, en el que documento y analizo -antropológica y musicalmente- un amplio conjunto de prácticas propiciatorias con sus peculiaridades locales así como de cantos populares de petición de lluvias vinculados a las mismas. Así, la obra Ad Petendam Pluviam constituye un homenaje personal a la memoria de aquellos labradores y labradoras que me hablaron y cantaron durante el estudio, desnudando con generosidad sus recuerdos, sus creencias, sus valores, su fe y, en esencia, sus vidas.


¿Cómo escribiste la obra? 


El proceso de escritura de Ad Petendam Pluviam fue muy especial. Trabajé la obra en un encierro creativo especialmente intenso y efervescente, con gran concentración y cuidando al máximo cada detalle. Hice y rehice esquemas hasta definirlo todo y trabajé sin descanso hasta obtener el resultado que tenía en la cabeza. Fueron unos días especialmente productivos y de trabajo ilusionado. Lo cierto es que desde el principio tuve muy buenas vibraciones con la obra. 


¿Y qué significaría ganar el certamen?


El hecho de haber sido elegido finalista es para mí una gran alegría y lo concibo como un éxito en sí mismo (de hecho, el premio consta de cuatro galardones para los cuatro finalistas). Además, la noticia de que la obra vaya a ser estrenada me ilusiona enormemente. Como compositor, oriento mi trabajo desde un punto de vista marcadamente comunicativo y centrado en la experiencia del oyente. Quiero que el público que asista a una obra mía disfrute y sienta cosas especiales. Así, siento que la noticia del estreno cierra el círculo comunicativo de mi trabajo como autor. Además, la obra va a ser estrenada en muy buenas manos (orquesta de cámara grupo Enigma bajo la dirección de Asier Puga) y en un lugar estupendo (Auditorio 400 del Museo Reina Sofía), por lo cual me siento muy afortunado. No obstante, obtener el primer premio sería para mí una noticia excepcional, tanto por el reconocimiento personal a mi trabajo que ello supondría como por el hecho de que el ganador del primer premio de esta edición pasará a ser Compositor Residente de la Red de Músicas de JM España durante la temporada 2020-2021 (Premio Especial JM España), recibiendo así el encargo de componer otras tres obras de cámara adicionales para su posterior estreno. Esto último supondría un gran impulso para mi carrera como compositor y un fuerte estímulo personal para desarrollar, materializar y compartir con el público varias ideas musicales y propuestas artísticas que me rondan por la cabeza desde hace un tiempo. 


¿Por qué quisiste dedicarte profesionalmente a la música?     


Desde muy pequeño comencé a mostrar un interés especial por la música: escuchaba mucha música y con gran atención, tocaba, cantaba, sacaba canciones de oído, componía, me grababa a mí mismo con cualquier medio disponible... Cuenta mi profesora de piano que en una clase colectiva, cuando yo tenía ocho años, nos preguntó qué queríamos ser de mayores y, mientras varios de mis compañeros se decantaron por el fútbol, yo dije firmemente y con naturalidad que quería ser compositor. Desde entonces, no he parado de formarme y trabajar a fondo en lo que siempre me ha cautivado: he estudiado piano clásico y moderno, así como cuatro licenciaturas relacionadas con la música (composición, producción musical, etnomusicología y antropología social y cultural), y he complementado mis estudios formales con un constante aprendizaje y trabajo personal a lo largo de mi vida. En síntesis, si decidí dedicarme profesionalmente a lo que me dedico fue por mi profundo amor por la música, el sonido y el silencio.


Cuentas con una carrera muy extensa en la que has trabajado con músicos muy conocidos. ¿Qué destacarías de todos estos años y de tu experiencia al lado de ellos?


En términos generales, disfruto mucho trabajando con otras personas, y me gusta aprender de cada experiencia todo lo posible. A lo largo de estos años, efectivamente, he tenido ocasión de trabajar con una gran cantidad de artistas, músicos, productores, técnicos de sonido, sellos discográficos, etc., entre los cuales figuran nombres muy conocidos. La amplitud de mi formación y mis intereses me ha llevado a trabajar como productor musical, compositor, arreglista, director musical, músico de estudio y de directo, ingeniero de sonido, etc., en géneros y ámbitos musicales muy diversos, lo cual me ha resultado especialmente enriquecedor. A nivel de aprendizaje, me quedo con eso, con la fortuna de trabajar con una gran cantidad y diversidad de músicos y profesionales, de los que he aprendido cosas muy interesantes y diversas. A nivel personal, me quedo con los buenos momentos y con la buena gente que he encontrado en mi camino, en cada uno de esos ámbitos.


¿Tienes alguna anécdota sobre estos años?


Ufff, muchísimas (ríe). Rara es la grabación de un disco o el concierto del que se sale sin alguna anécdota divertida que contar… Pero ahora me viene a la memoria una anécdota relativa, precisamente, a la investigación etnográfica que posteriormente suscitó la composición de Ad Petendam Pluviam. Estaba yo en un pueblo de la provincia de Segovia, recabando información acerca de los antiguos cantos campesinos para pedir la lluvia, cuando una mujer muy mayor me dijo que ella conocía una de aquellas canciones. Como siempre que ocurría esto, le pregunté a la mujer si era tan amable de cantarla, de cara al estudio, y me encontré con una inusual y sorprendente negativa acompañada del argumento más obvio pero a la vez más inesperado: “¿Pero qué es lo que quieres, que llueva? No, no, no la canto, que ya ha llovido mucho este año”. Y no la cantó. Más allá de lo divertido de la anécdota, esta respuesta me hizo tomar todavía una mayor conciencia de la estrecha vinculación de estos cantos con sus usos y funciones socioculturales.


¿Qué proyectos tienes?


En términos generales, mi proyecto es seguir componiendo y produciendo música y sonido, participando en proyectos diversos y motivadores, y disfrutando al máximo de todo lo que hago. Particularmente, en el ámbito de la música contemporánea, tengo varias ideas que tengo muchas ganas de desarrollar, como comenté antes. Desde luego, si obtuviese el primer premio del certamen sería un gran incentivo para darles prioridad y meterme con ellas. Por otra parte, como también he comentado, a inicios de 2021, poco después del estreno de Ad Petendam Pluviam, está prevista la publicación de mi libro Agua te pedimos, tan estrechamente vinculado con la misma. Además, actualmente me hallo inmerso en un proyecto muy especial de composición y producción, en colaboración con una narradora y artista catalana, relacionado con mis intereses etnomusicológicos y con defensa de valores humanos, que verá la luz en los próximos meses. Así mismo, estoy trabajando con mucho mimo y dedicación en la producción del próximo álbum de mi proyecto Nubes de Malta, un disco muy especial y personal que será publicado próximamente y cuya gira de presentación espero y deseo que nos traiga a actuar en mi querida Valdepeñas.