Las guerreras azulonas merecieron más

|


260319 va futbol sala


Fotos | ACP-FSV


En la mañana del domingo, se recibía al equipo alcarreño del C.D. Chiloeches B, para disputar la décimo octava y última jornada del campeonato regular de liga.

El quinteto inicial en esta ocasión fue el formado por Ojeda, Rocío López, Marta, Irene y Cris, con un arranque de partido serio con los dos equipos muy ordenados, en el que, con el paso de los minutos, las azulonas fueron ganando metros en pista, aumentando la presión sobre la salida de balón. Esto provocó que el Chiloeches se encuentrara incomodo e impreciso, situación que las guerreras aprovecharon para generar varias ocasiones de peligro, pero sin fortuna de cara al gol.

Ya en el minuto 14, y tras un par de tímidas llegadas, del equipo visitante, un error en campo propio, propició el robo de balón, por parte de Andrea Villanueva, que se plantó sola delante de Ojeda, que poco pudo hacer para que el balón terminara en la portería.

Las guerreras, lejos de desanimarse por el contratiempo, continuaron, con la presión alta, generando varias ocasiones de peligro, hasta que, en el 18, Adriana realizó un salto de marca para robar y servir el balón al segundo palo para que Irene Ruiz pusiera la igualada en el marcador antes del descanso.

Poco cambió el guion en la segunda mitad, en la que desde el inicio se sucedieron las ocasiones azulonas, alternadas con tímidas llegadas del equipo visitante. Fruto de una de estas ocasiones Rocío Ojeda vio, tras parar un disparo, como Adriana iniciaba la carrera a la espalda del cierre, le sirvió el balón, para que, de tiro cruzado, pusiera el 2-1 en el marcador.

Con el gol, llegaron los mejores minutos de las azulonas, que asediaban la portería de Chiloeches, sin conseguir aumentar la diferencia en el luminoso, situación ante la cual las alcarreñas, iniciaron el juego de 5, que les permitió, colocar de nuevo la igualada en el marcador.

Tal y como en la primera mitad, Adriana aceleraba para interceptar un pase en banda, en pista contraria, y servir a Irene Ruiz, quien, tras fabricarse el espacio, mandaba el balón a la escuadra, para adelantar de nuevo a las locales.

Poco duró la alegría azulona que vio como tan solo un minuto después, un desajuste defensivo en la defensa del portero jugador, permitía nuevamente la igualada visitante, que a falta de minuto y medio para el final del partido culminaba la remontada tras una jugada desafortunada, en la que tras un rebote el balón llego a Nerea García, que hacía el que sería el definitivo 3-4.

Lo intentaron las guerreras hasta el último instante, con portero jugador, lamentando no ver reflejado en el marcador, el juego y el esfuerzo reflejado en la pista.