El filial se contagió del primer equipo y venció en el “infierno de La Mancha”

|


100219 va futbol sala


Paco Montero |09 -02-2018 | @PMonterofutsal

Fotos ACP-FS Valdepeñas


Cuando aún resonaban en el infierno de la mancha los cánticos de la victoria del primer equipo ante el Palma futsal, salían a calentar los chicos de Robles para enfrentarse, en el segundo duelo de la tarde, al Deportivo Brihuega FS.


Mal empezaron las cosas para el filial que en el primer minuto de juego encajaba el 0-1 al aprovechar Sergio un balón muerto en la frontal de la meta azulona.


Pronto reaccionaron los de Robles y Antonio José estuvo a punto de poner la igualada en el luminoso.

Quien sí lo conseguiría sería, a los ocho minutos, Raúl Marín que atento en el segundo palo, ponía tablas en el marcador.


Con el marcador igualado los de Robles consiguen el control del partido y al cuarto de hora David Espadas adelanta a los suyos, 2-1.

Los azulones habían conseguido darle la vuelta al marcador y así se llegaba al final de la primera parte.


En la segunda mitad, a los tres minutos de la reanudación, llegó el gol de la igualada para los alcarreños obra de Bonacho.

Los de Robles acusaron el gol y cedieron terreno a los de Carlos Cortijo que no se daban por vencidos mostrándose como uno de los equipos más aguerridos que ha pisado la pista del Virgen de la Cabeza. Fruto de su intensidad sobre la pista llegó el gol visitante, un disparo exterior de Rufino Corral perforaba la meta de Juande, los briocenses volvían a ponerse con ventaja 2-3.


Los azulones prueban con juego de cinco en el 33’ y consiguen la igualada a disparo de Álex Naranjo que Raúl Marín empuja a gol en el segundo palo.


Con el 3-3 los de Robles seguían asediando la puerta rojilla con juego de cinco llegando a crea ocasiones de cierto peligro.

Una contra, a un minuto del final propiciaba una de las más claras de la segunda parte cuando Antonio José estrella, por dos veces consecutivas, el balón en un contrario.


El partido tenía un ritmo trepidante. Nadie quería el empate y cada robo de balón, cada parada y cada ocasión se celebraba como una victoria.

Antonio José como hombre de referencia arriba, Álex Naranjo con su habitual derroche de talento, Juan Cózar con su fuerza y empuje, David Espadas con su personalidad en la pista, Ángel como guerrero incansable, Jonny con su talento en estado puro, Algaba derrochando coraje y un ENORME Raúl Marín que hizo un partido espectacular fueron suficientes argumentos para que la balanza se decantara para los de casa cuando el cronómetro parecía decir lo contrario.

En un saque de esquina sacado por Antonio José llegó el 4-3 definitivo, obra de Raúl Marín que certificaba la victoria del filial cuando quedaba poco más de un segundo para el final del partido. Gol que supuso el tercero de su cuenta particular y que hace subir a los azulones hasta la octava posición de la tabla.


Próximo partido: Club Fútbol Sala Minaya Vs Viña Albali Valdepeñas. Sábado 16 de febrero a las 18,15h en el PM Agustín Jiménez “AGUS” de Minaya.