El Museo Manuel Piña recibe la donación de “una joya icónica” del diseñador

|


040219 manz capa manuel piu00f1a


El Museo Manuel Piña continúa creciendo gracias a las donaciones desinteresadas de los amigos y seguidores del diseñador manzanareño. La última, además, es más especial si cabe porque se trata de una capa negra plisada de caballero. Una prenda bastante singular, ya que, como explicó Silvia Cebrián, “Manuel Piña no diseñaba ropa para caballero. Únicamente creaba sus propios trajes, los que él vestía, como es el caso de esta capa”.

La concejala de Cultura agradeció en nombre de Manzanares la donación de Egoitz Bernaola, alumno y amigo de Hugo Di Perna, a quien perteneció esta prenda. “Una joya”, según definió Cebrián, que explicó que “al igual que el alma de Manuel Piña está en este museo, a partir de ahora una parte de Hugo Di Perna también lo estará aquí”.

Por las investigaciones realizadas tanto por Egotiz Bernaola como por los responsables del museo, se cree que los diseñadores Hugo Di Perna y Manuel Piña se conocieron en la Alta Escuela de Moda de Madrid, donde el primero fue director y el segundo colaborador. La capa, muy similar a las que Manuel Piña solía vestir, pudo ser un regalo del manzanareño a Di Perna. “Llegó a mis manos tras la muerte de Hugo en 2013. Desde entonces la he tenido guardada con mucho cariño porque intuyo que para él era una pieza muy especial. Pero he pensado que su mejor destino es este museo, su casa, y me hace mucha ilusión que esta prenda tan icónica se quede aquí”, detalló Bernaola.

Se trata de la primera pieza de ropa para hombre del Museo Manuel Piña. Una rareza que, además, se encuentra en un perfecto estado de conservación, tanto la prenda como el broche “tipo charro” que incluye como cierre, y que cuenta con elementos característicos como la etiqueta con el nombre del diseñador manzanareño y el forro con su emblema.

Tras la donación, los expertos del museo procederán a catalogar la capa y a investigar sobre ella. Posteriormente estudiarán ponerla en la exposición permanente. De hacerlo, es posible que ocupe un lugar destacado, ya que esta prenda “es parte de la imagen personal de Manuel Piña”.

Un museo cuya visita es obligatoria” en Manzanares

Egoitz Bernaola, natural del País Vasco y residente en Madrid, aprovechó su viaje a Manzanares junto con un amigo para donar la prenda y conocer el Museo Manuel Piña. “La colección me parece estupenda. Es una maravilla que Manzanares pueda tener un museo así. Y que además se haya creado por deseo del propio Manuel Piña. Es una visita obligada”. También mostró su deseo de regresar al Museo Manuel Piña en un futuro no muy lejano, “cuando la capa esté expuesta”.