MANDALA

En octubre volvemos con todos los turnos de clases. En Witryh Valdepeñas hemos creado un ambiente impregnado de armonía y paz. Nuestro yoga es intenso en sus postulados y en su ejecución, siguiendo las enseñanzas del maestro Soma. Es alegre, divertido y variado; y a la vez, profundo, devocional y transformador.

Comenta

La muerte despierta en nosotros todo tipo de emociones y sentimientos. Nos asusta, sentimos repulsión por ella y todo lo que le concierne, cuando la única certeza que tenemos sobre la vida es que un día acabará.

Comenta

Soma viene a la Escuela de Yoga Witryh de Valdepeñas para impartir un curso sobre El Arte de Aprender a Morir. Será del 16 al 18 de junio y está dirigido a practicantes y profesores de yoga, personal sanitario que tenga relación con personas mayores y personas comprometidas con el crecimiento personal.

Comenta

Hay gente que dice: “Si quieres conocer el Yoga, tienes que ir a la India”. Casi todo el mundo asocia el Yoga a la India. Es el país de los yoguis. En la India, todo el mundo sabe lo que es el Yoga. Todo el mundo ha estado alguna vez cerca del Yoga. De hecho, aunque el Yoga es uno de los múltiples sistemas filosóficos que existen en India, todos los otros sistemas acogen el Yoga como vía de purificación y de expansión de la consciencia.

Comenta

Recuerdo lo que dos alumnas me contaban entre risas, hace muchos años. Comentaban lo que respondía la gente cuando decían que practicaban yoga. Casi todos cerraban los ojos, abrían los brazos poniendo un gesto con las manos en el que se junta la yema del pulgar con la del índice (gñana mudra, le llamamos) y pronunciaban una m larga ”Mmmmmmmmm”, con una sonrisa de complicidad. Esta era una de las ideas sobre los yoguis, la de aquel que cierra los ojos al mundo y lleva la atención al interior. Otros estereotipos son el del yogui-acróbata, el yogui-fakir, o el del yogui-ser-impasible-que-nisiente-ni-padece-ni-ríe-ni-llora. Esta confusión la hay incluso dentro del mismo mundo del Yoga. En cierta ocasión oí decir a un famoso profesor de Yoga que el yogui nunca se ríe, sólo sonríe.

Comenta