​Agustín Durán: “El Carnaval es un gran momento para los feos porque se pueden colocar una careta y ya está, no pasa nada”

|



Comenzó a hacerse popular a raíz de unos vídeos caseros que subía a las redes sociales y que empezaron a correr como la espuma en muy poco tiempo. Esos vídeos dieron el salto a los escenarios de casi media España por la que ha llevado su humor manchego tan característico. Así que, siendo profesor de música, acabó haciendo una película con Fernando Esteso hace unos meses y con un espectáculo en un conocido teatro de Madrid. Hablamos del humorista manchego Agustín Durán, que el próximo sábado 10 de febrero estará en Valdepeñas para pregonar el Carnaval 2018.


¿Cómo acaba un profesor de música haciendo una película con Fernando Esteso y con un espectáculo en un teatro de Madrid?


Está bien, está bien… Todavía no tengo muy claro por qué. Al final seguramente tendrá que ver con que, aparte de profesor, lo que he sido toda la vida es un payasaco, al final el haber ido esparciendo por ahí las tontás ha hecho que una cosa lleve a la otra, sin que sea excluyente nada con nada.


¿Te esperas que los vídeos que cuelgas en las redes sociales fueran a tener la repercusión que están teniendo?


No, la verdad es que no. Esto de hacer los vídeos no fue algo forzado ni que yo hiciera para que tuvieran tal repercusión, sino que fue una manera de divertirme y de divertir a mis amigos. Lo único que pasó es que los primeros vídeos que hice se fueron esparciendo muy rápidos, fueron llegando a mucha gente, la gente me fue pidiendo que hiciera más y como no era hacer una zanja, era para pasármelo bien y yo me divertía con ello y me divierto fueron la mecha para que al final fueran explotando estos cohetes.


¿En qué te inspiras para hacer estos vídeos?


En el día a día y en la gente que me rodea. Tengo la suerte de vivir en una tierra muy inspiradora. Al final la gente de Castilla-La Mancha son una fuente de inspiración porque tenemos una forma de ser muy particular y una forma muy especial de ver la vida y de afrontar lo que nos rodea, desde lo bueno hasta lo malo. Por eso tener la oreja puesta en la calle, sobre todo en lo que dicen nuestros mayores, para mí es una fuente de inspiración. Los que nos dedicamos al humor en Castilla-La Mancha somos unos afortunados de poder vivir en este medio y tener esas inspiraciones tan magníficas.


¿Has dado más pregones de Carnaval? 


Sí, el año pasado estuve en Ciudad Real, también lo he dado en Manzanares, pero siempre es especial. Siempre que un sitio se acuerda de ti y te llama es especial y yo lo valoro mucho, sobre todo en esta tierra, y más Valdepeñas, que es un sitio donde siempre que he ido me han tratado fenomenal, tengo allí muchos amigos y al final no deja de ser otra de las casas que tengo por ahí esparcidas porque es un sitio donde disfruto mucho.


¿Cómo será tu pregón?


Pues no lo sé. ¿Tú te crees que yo voy a tener eso preparado con ‘tó’ lo que queda todavía por delante? Ya veremos a ver…. Intentaré hablar de nuestras cosas. A mi siempre me ha chirriado alguien que va a hacer un pregón y lleva escrito algo que lo podía haber leído en el Carnaval de Valdepeñas, en el de Burgos o en el de Río de Janeiro. Yo intentaré buscar algo que pase allí especial en Valdepeñas, intentaré hacer humor de Valdepeñas, intentaré hablar de Valdepeñas para que al final todas las personas que acudan se sientan más partícipes de mi discurso porque una de las claves para que funcione el humor es que lo sintamos como nuestro y nos veamos reconocidos en él. Entonces, hablaré de Valdepeñas y de sus gentes seguro. 

 

¿Qué no puede faltar en un pregón de Carnaval?


No puede faltar el buen humor y, sobre todo, una buena actitud para reírnos de nosotros. En el Carnaval muchos aprovechamos para ponernos la máscara y poder hacer cosas que en otras situaciones no haríamos. Esto tiene que ser igual. Tenemos que aceptar reírnos de nosotros mismos y, si sabemos reírnos de nosotros, podremos reírnos de cualquier cosa. Hace falta una actitud receptiva y ser conscientes de que algunas de las cosas de las que te ríes te salpican de una manera especial. Hay que saber reírse de lo que te gusta y de lo que a veces te toca un poco más. Lo más importante es tener actitud receptiva.


¿Cómo invitarías a la gente a disfrutar de ese pregón y a participar en el Carnaval ya que últimamente la gente ni se disfraza?


Es verdad, es verdad… Pero en Valdepeñas este año volvéis a tener carpa, que es algo que hacía años que no había. Así que primer reclamo: en la carpa estaremos allí calenticos. En esas fechas de febrero seguro que hará frío, seguramente van a poner la calefacción a 200 grados, echaremos una lumbre allí para estar calenticos. Y segundo reclamo: hay que disfrazarse, hay que aprovechar estos días. La verdad es que antes no era muy carnavalero pero desde hace unos años a esta parte me gusta vestirme y además es un gran momento para los feos porque se pueden colocar una careta y ya está, no pasa nada. Hago un llamamiento a toda esa gente que es muy fea para que se ponga una careta y salga a la calle, que no van a estar peor de lo que están por muy fea que se pongan la careta.


¿Quieres añadir algo más?


Que de verdad me hizo mucha ilusión cuando me llamaron para ir allí. Es un sitio al que le tengo cariño, he actuado allí muchas veces desde hace muchos años y siempre me han tratado fenomenal. Tengo muy buena relación con Valdepeñas, así que estoy muy contento de ir por allí.