Maracafú: "El arte se tiene que vivir y muchas veces en los museos el arte no se vive"

|

FOTOGRAFIA: MARIBEL MUÑOZ DOMÍNGUEZ


Maracafú es el nombre artístico de Natividad Menéndez Márquez, una pintora de Madrid que lleva toda una vida dedicada a su pasión, la pintura, a veces desde un estilo más abstracto y otras veces, como en la actualidad, desde una posición más figurativa. Ahora llega a Valdepeñas para exponer su obra en Café con Letras bajo el título 'Ave agua'. Una muestra que se inaugurará el próximo sábado a las 21:30 horas y que está formada por una serie de obras donde el elemento líquido tiene una gran presencia. De su vida y obra hemos hablado con ella.


¿Cuándo empezó tu afición por la pintura?


Creo que he pintado desde siempre. En el colegio gané un premio en un concurso de pintura, ahí fui consciente de que lo hacía más o menos bien y siempre lo he seguido haciendo. Lo que pasa es que primero estudié Educación Especial y ahí conocí a López Soldado, que fue el que me recomendó que estudiara Bellas Artes. Actualmente me dedico profesionalmente al arte y también a la educación dando clase a un grupo de chavales en exclusión social.


¿Cómo es tu estilo?


He pasado por muchas etapas en los treinta años que llevo dedicada a la pintura. Cuando empecé era un arte más abstracto y luego he pasado a la figuración. He hecho lo que me pedía el cuerpo, no quería mantenerme en un estilo solo y me he dejado evolucionar.


¿Y ahora mismo en qué momento estás?


Ahora mismo estoy en la figuración pero es una figuración poética. No me interesa tanto mostrar la realidad y sí me interesa provocar emociones a las personas que ven mi obra.


¿Cómo es la técnica que sueles utilizar?


Utilizo todo lo que puedo. Ahora mismo estoy preparando un proyecto para Brooklyn y estoy utilizando solamente dibujo. Aparte del grafito y tinta, lo estoy mezclando con óleo. Y en mis pinturas cocino mucho los cuadros, a veces meto también collage, todo lo que me va pidiendo el cuadro en sí.


¿Qué vamos a poder ver en la exposición de Café con Letras?


Esta exposición ya estuvo en la biblioteca Pedro Salinas de Madrid. Incluyo obras de mi etapa en Bellas Artes y también llevo otras obras, que son como un resumen de todo. Todo es figurativo.


¿Y la temática? Imagino que tiene que ver con el nombre de la exposición, 'Ave Agua'...


Sí. 'Ave agua' es el nombre que pusimos a cuatro cuadros muy grandes que hice el año pasado que están basados en un reportaje fotográfico que me hizo mi hermano dentro del agua cuando éramos muy jóvenes. Me hacía mucha ilusión y es una especie de homenaje a él. Son unas fotos preciosas que estaban dormidas en el tiempo. Y de repente empecé a trabajar en el tema de los refugiados, que es algo que a todos nos duele mucho, y en el cuento de La Sirenita. Cuando pensamos en los refugiados siempre pensamos en las pateras. Y mi hermano me recordó lo de aquellas fotografías y me sugirió que sería bueno utilizarlas. Así que de ahí viene también el nombre de la exposición. 'Ave agua' es como un saludo al agua y también significa que lo que es bueno para mí, el agua, para otros es su muerte. Y también supone una vía de salida para personas que viven en mala situación. Además, también hace referencia a que dentro del agua encuentras un silencio necesario ante tantas cosas negativas que hay hoy en día y es como un refugio para muchos.


¿Cómo surgió exponer en Café con Letras?


Yo conozco a Lucía (Roldán), una de las socias de Café con Letras, y empezamos un buen día a hablar de mi obra. Además, un día yo estaba haciendo la maleta para irme a Nueva York y estaba preparando el dossier de todos los años que llevo pintando, que también llevaré a la exposición, y todo ese proceso se lo iba contando a ella. Así que me lo propuso y aquí estoy. Me pareció fenomenal porque Café con Letras es súper bonito y buscan hacer cosas muy interesantes. 


¿Qué te parecen este tipo de iniciativas de un establecimiento que es una cafetería y que también tiene un hueco para el arte y la cultura?


Me parece genial. El arte se tiene que vivir y muchas veces el arte en los museos no se vive, falta el poder hablar a gusto sobre el arte. Y el arte nace de la vida, no nace de una cosa estática. Por eso, esta historia me gusta mucho, que puedas disfrutar de todas las artes de un modo distendido en un mismo espacio. La creatividad no sale de la nada, sale de todo lo que nos rodea. Por eso, si queremos generar sociedades creativas no nos podemos cargar lo que nos saca de lo corriente. Tenemos que acercárselo a las personas y que todo el mundo aprenda a volar esa inteligencia que luego sirve para muchas cosas. Es decir, hacer cosas bellas también genera belleza en la vida de las personas.


¿Qué significa tu nombre artístico, 'Maracafú'?


Yo tenía una amiga que de haber llevado una vida por todo lo alto de repente tuvo un golpe de mala suerte y se quedó sin nada. Pero desde la nada volvió a hacerse otra vez el mundo en poquísimo tiempo, algo que parecía imposible. Y ella siempre decía que había que ser como las chicas del charlestón, te pones el maracafú y a bailar porque en la vida tienes que seguir bailando. Entonces, en mi proceso creativo ha habido muchos momentos de soledad, de no vender nada, pero sí de seguir. Y me acordé de la palabra de mi amiga y decidí ponerme 'Maracafú' porque esa palabra quiere decir 'hay que seguir'. Para mí es una palabra de fuerza. Lo importante es continuar en el baile porque si no, te quedas en lo corriente, en vivir sin estar vivo.