Manuel Moya, dentro del reparto de 'El ángel exterminador', la versión teatral de la película de Buñuel, bajo las órdenes de Blanca Portillo

|


El actor valdepeñero Manuel Moya está feliz. Y eso se nota. Lo irradia a todo el mundo. Este lunes se incorpora al reparto de 'Peceras' en el teatro Lara de Madrid, el 21 de diciembre estará en Valdepeñas con la obra 'Eco y Narciso' y acaba de ser seleccionado para formar parte del reparto de 'El ángel exterminador', la versión teatral de la película de Luis Buñuel que ahora dirige Blanca Portillo y que se estrena el 18 de enero en el Teatro Español de Madrid. Muchas buenas noticias que comparte con nosotros en esta entrevista.


¿Cómo recibiste la noticia de que estabas dentro del reparto de 'Peceras'?


Conocí a Carlos Be, realizamos “Origami” y me propuso entrar al montaje para hacer una sustitución. La obra lleva en cartel desde 2012 y es difícil mantener el mismo elenco. Por eso repartimos las funciones en esta nueva temporada.


'Peceras' lleva tiempo en cartelera y ha cosechado gran éxito y buenas críticas. ¿Qué significa para ti formar parte de esta historia?


Es una obra que está en equilibrio entre el hecho teatral y la realidad. Plantea el tema de manera tan directa y desnuda que la realidad del teatro traspasa la línea y se muestra delante de los ojos del espectador de una manera diferente.


Y encima en el Teatro Lara de Madrid...


Hace años el teatro habilitó los bajos del teatro creando la sala Lola Membrives y dando cabida a nuevos formatos.


¿Qué historia nos cuenta 'Peceras'?


Copio a Carlos Be: “Peceras es el futuro. Quizás dentro de una década. Quizás tan solo dentro de un mes. Las leyes han cambiado y el papel de la mujer en la sociedad ha superado un punto de inflexión histórico. Por desgracia, la ley ignora que la verdad no se modifica a voluntad. Con este montaje, The Zombie Company formula una crítica contundente contra todos aquéllos que se escudan tras normas abusivas con el único objetivo de beneficiarse del prójimo. Peceras nos transporta a un mañana cercano. Demasiado cercano".


¿A quién interpretas?


Interpreto el personaje de Rober, amigo de Gus que es el que lo inicia en el mundo “Peceras”


¿Qué mensaje transmite la obra?


Hasta dónde estás dispuesto a llegar a pesar de que la ley te ampara. Dónde están los límites del ser humano.


¿Qué elementos utiliza 'Peceras' para llegar al espectador?


En el texto de Carlos navega por los rincones más claros y oscuros del ser. Simplemente dejándote empapar de él y comprometiéndote, el mensaje llega claro al público.


¿Hasta cuándo estaréis?


La obra se repuso ya el pasado 16 de octubre y estará hasta el 25 de diciembre. Todos los lunes a las 22:15. Yo me incorporo al reparto el 30 de octubre y estaré hasta el 27 de noviembre.


Estás dentro de la nueva obra de teatro que va a dirigir Blanca Portillo y que se estrena en el Teatro Español de Madrid. ¿Qué significa para ti? ¿Qué nos puedes contar de este proyecto?


Si. Me ha llegado como un regalo que no esperaba. Tomaz Pandur, que no podemos evitar recordar y homenajear, me unió hace años a Blanca Portillo en “Barroco” y “Hamlet” y ahora es ella la que me llama para este viaje de “El ángel exterminador”. Volvemos a unirnos; ahora me dirige. Más no puedo pedir. También estoy feliz de compartir proyecto con el maestro valdepeñero de la iluminación Juan Gómez Cornejo con el que también coincidí en las obras de Pandur. Se ha hecho la versión teatral, la firma Fernando Sansegundo, de la película de Buñuel. El reparto es de ensueño, varias generaciones teatrales van a convivir en el escenario. Cada mañana abro el cuaderno y no dejo de anotar las maravillas de los compañeros. Estrenamos el 18 de enero y hasta ahí puedo leer. Por ahora. Solo digo (puedo decir) que somos veinte intérpretes (cosa que lamentablemente se ve menos y suerte de poder estar aquí) y si le sumamos el universo de Buñuel… lo mejor es entrar y degustar.


Por último, te veremos en diciembre en Valdepeñas con 'Eco y Narciso'. ¿Qué significa para ti actuar en tu ciudad natal?


Si, últimamente todo son buenas noticias y muy bonitas. Regreso al teatro donde empecé. Lo cual pone un poco nervioso. Muchos ojos conocidos te miran, es como desnudarse más de la cuenta y eso impone pero también “pone”. Es la magia del teatro. Realmente me voy a sentir como en familia. Estoy muy feliz de poder venir con esta obra a Valdepeñas. Espero que la disfruten.