‘La rosa del azafrán’ vuelve a brillar en la 34ª Semana de la Zarzuela de La Solana

|


La historia de amor entre Juan Pedro y Sagrario volvió a emocionar al público de la Semana de la Zarzuela de La Solana. Mientras la flor más popular de La Mancha ya tiñe los campos solaneros la música vuelve a acompañar en este final de octubre. Una obra escrita por Federico Romero con música de Jacinto Guerrero, basada en el costumbrismo manchego. Un año más fue el momento cumbre del evento lírico solanero. Y se volvió a demostrar. La romanza del sembrador, la alegría de las espigadoras y el sentido del humor en los personajes de la obra llenaron a los espectadores que acudieron desde todos los puntos de España. Lleno absoluto en las dos funciones. Más de 1100 espectadores.

La compañía Maestro Andrés Uriel de la ACAZ puso sobre el escenario en sesión doble esta historia. En su primera representación, José Manuel León hizo el papel de Juan Pedro mientras que Petri Casado encarnó a Sagrario. En la función de la noche Andrés Sevilla volvió a los escenarios como Juan Pedro mientras que Melisa de las Eras encarnó a la Ama Sagrario.

Pasará a la historia de esta representación las tres generaciones de dos familias sobre el escenario. La de Andrés Sevilla, durante tantos años (Juan Pedro), compartiendo escenario con su hija María Sevilla (Catalinilla) y su nieta Andrea (también dentro del repertorio infantil). Algo similar ocurre con Luis Romero en el papel de Moniquito con sus tres hijas en el ballet y su nieta en el reparto infantil.

La obra contó con la habitual frescura de un libreto que se lleva muy dentro de los actores y dibuja la sonrisa en el auditorio solanero en cuanto comienza a sonar el “Aunque soy de La Mancha no mancho a nadie”.

Luis Sánchez Romanos se encargó de la dirección musical y María Dolores Travesedo de la artística junto a Luis Romero de Ávila.

Un reparto de 50 componentes

La parte más cómica de la obra, un clásico, volvió de la mano de Moniquito (Luis Romero de Ávila) y Carracuca (Julián García Cervigón). Don Generoso estuvo en la piel de Gregorio Uriel. Custodia volvió a encajar como un guante a Petra Martín Albo. El elenco lo completó Ana Sánchez como Lorenza, Luis Miguel Serrano como Hermano Micael, Manuel Marcos como Hermano Francisco o Antonio Jesús García-Catalán como Julián Herencia. Alejandro Bassi actuó de pastor mientras que Regino Velacoracho lo hizo como ciego.

El ballet de la ACAZ volvió a aderezar una representación por la que pasaron medio centenar de actores y bailarines con una fabulosa orquesta. Finalizada la representación, el presidente de la ACAZ Antonio García- Cervigón agradeció la masiva respuesta de público en ambos pases indicando que son el sustento de un evento que se prepara durante muchos meses y que es fruto de un gran esfuerzo. Una tarde noche para recordar que cientos de personas ya esperan para la 35ª Semana Nacional en octubre del próximo año.