El Ayuntamiento renovará la red de agua para acabar con los cortes y la falta de presión

|


El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Manzanares incluirá en el presupuesto municipal de 2018 como actuación prioritaria una importante inversión para acometer, en una primera fase, la renovación de los tramos más deteriorados de la red de agua potable que abastece a la ciudad y acabar así con los repetidos cortes de abastecimiento y con la falta de presión. Así lo anunció la concejala portavoz, Beatriz Labián, que calificó la actual situación como “insostenible”.

Las viejas tuberías de fibrocemento de las principales conducciones de la red de abastecimiento de agua potable de Manzanares ya no aguantan más. Su deterioro causa fugas, falta de presión y numerosos cortes del servicio. El equipo de gobierno de Julián Nieva, tal y como se comprometió a principios de año el alcalde, que calificó este asunto como “el problema más importante a resolver”, incluirá en el presupuesto del próximo año inversiones para renovar la red, según anunció en rueda de prensa la concejala portavoz. “Nos comprometemos a lo que ninguna corporación anterior se ha comprometido”, expuso Beatriz Labián.

Estas medidas han requerido un minucioso estudio del problema y su localización para abordarlo en diferentes sectores y fases. La primera, por prioritaria, será muy ambiciosa e intervendrá en los tramos que más averías han sufrido, principalmente el de la conducción general de 400 milímetros que abastece al casco urbano y discurre por la N-310 desde la Avenida del Parque hasta la salida hacia Tomelloso. Se sustituirá por otra tubería de mayor durabilidad así como sus válvulas, conexiones secundarias y acometidas.

La mayoría de averías se han producido en esa conducción, que ya no resiste más presión. Pero no será la única a renovar. También se actuará en otras conducciones secundarias, también obsoletas y deterioradas, con prioridad para las zonas más problemáticas, con más densidad de población o en cotas más altas.

“Este equipo de gobierno no va a esperar más para afrontar el problema”, declaró Labián, que calificó la situación como “insostenible” por las reiteradas averías y problemas de presión. “Hacemos los esfuerzos necesarios para resolver los problemas, hemos dado la batalla al desempleo y lo haremos de la misma manera con el problema del agua”, añadió la portavoz, que confió en lograr un mejor rendimiento del servicio, sin fugas y con presión, tras la primera fase de actuaciones.

Recibo del agua

El coste de esta inversión no repercutirá en el recibo del agua, ya que según el contrato de adjudicación solo se actualiza en función del IPC. Por ello, y con la limitación que supone disponer del mismo presupuesto de los ejercicios anteriores, el equipo de gobierno está realizando los ajustes presupuestarios necesarios y requiere la colaboración e implicación de la empresa adjudicataria y de otras administraciones y entidades.

Junto a la antigüedad y material de las tuberías de la red general, Labián expuso otro problema añadido. En los años 80 se cambiaron acometidas domiciliarias y se pusieron conducciones de polietileno “que no están dando buenos resultados y provocan más averías”. Por ello, para buscar soluciones, se ha realizado previamente un importante estudio y se ha sectorizado toda la red, con la instalación de contadores de consumo y de presión en cada sector junto a controles dinámicos de fugas. Esta sectorización ha permitido conocer la situación real de la red en cada zona y establecer prioridades de actuación, además de reducir los cortes generales del suministro.

Por último, Labián explicó que se realizarán los esfuerzos necesarios para revertir esta situación sin renunciar al compromiso del equipo de gobierno con Manzanares y con la ciudadanía, a la que pidió su apoyo así como el del resto de grupos municipales ante este importante reto de mejorar el suministro de agua.