Marisa Crespo: “Mi fuente de inspiración es la vida”

|


Este sábado 14 de octubre a las 21:30 horas Café con Letras acogerá la inauguración de la exposición de pinturas de Marisa Crespo y Carmen López Crespo bajo el título ‘Frutos, flores y un charlot’. Una muestra de obras de pequeño formato creada por estas dos valdepeñeras, madre e hija, que exponen juntas como novedad, algo por lo que Marisa Crespo está muy contenta y animada, tal y como nos cuenta en esta entrevista que hemos mantenido con esta gran artista que lleva toda la vida creando.


¿Cómo empezó su afición por la pintura?


Hace muchísimos años, desde que iba al colegio empecé a dibujar y he tenido épocas en las que he pintado más, otras menos, pero hace ya mucho tiempo.


¿Cómo definiría su pintura?


Definir mi pintura es muy difícil porque va por épocas. Hay épocas en las que me ha dado por una cosa y otras épocas en las que he hecho otras cosas. No estoy encajada en un estilo sólo, tengo varios estilos y según el estado de ánimo así voy haciendo.


¿Qué técnicas suele utilizar?


En principio dibujo y después acrílicos, óleos, también hago acuarela. Hago un poco de todo.


¿Y su fuente de inspiración cuál es?


La fuente de inspiración es la vida. Hay momentos en que voy por la calle y se me ocurren cosas y en la mayoría de las veces es la vida la que me inspira.


¿Qué suele protagonizar sus obras? ¿Qué temática suele utilizar?


La temática también es muy variada. A veces pinto paisajes, otras veces hago bodegones, pero en realidad pinto de todo. También va por épocas. Tengo temporadas que me da por el paisaje, luego hay temporadas en las que prefiero hacer bodegones porque es muy cómodo estar en casa y pintar un bodegón. Para el paisaje tienes que salir a ciertos sitios, sacar algunas fotos y luego pintarlo. Pintar al aire libre he pintado algunas veces pero no me gusta demasiado porque el aire me molesta mucho.


¿Ahora mismo está haciendo algún cuadro?


Sí, no dejo de hacer cuadros. He terminado unos paisajes, siempre estoy haciendo algo. Ahora acabo de hacer unas flores en cuadros pequeños que son los que voy a presentar ahora en Café con Letras. Los he pintado apropiados para esa cafetería porque yo suelo pintar cuadros grandes y ese lugar no admite cuadros tan grandes. Entonces, he hecho una colección de flores pequeñas.


¿Qué tendrá de especial esta exposición de Café con Letras? ¿Cuántos cuadros habrá?


En Café con Letras voy a exponer junto a mi hija Carmen, que está pintando en Madrid de la mano de Ramón Córdoba, su profesor. La he animado a que exponga conmigo, así que pintamos las flores por mi parte, los bodegones de frutas y un charlot que es de mi hija. Estoy muy contenta de exponer en Café con Letras porque voy con mi hija. Es una novedad para mí ir con ella.


Además, también tengo varias obras expuestas, también junto a mi hija, en un restaurante que acaban de abrir en Valdepeñas, El rincón de Toñi. Así que estoy muy animada ahora porque al ver que mi hija se ha unido a mí, me ha dado un empujón de alegría.


¿Qué le parecen estas iniciativas de empresas privadas que apuestan por exponer obras de artistas locales en sus establecimientos?


Yo veo que es muy importante que se unan los negocios con el arte. Muchas veces he pensado que siendo un pueblo de pintores, por qué no salimos más a la calle a pintar. Lo que pasa es que da corte salir pero al formarse grupos sería diferente. Incluso voy a proponer a estos establecimientos que haya un día a la semana que el propio pintor vaya a esos locales a pintar para que la gente pueda ver el proceso y así mostrar más la pintura al pueblo. Es que pienso que la gente cree que quienes pintamos estamos un poco retirados de la gente pero yo soy muy de mi pueblo y me gustaría que me vieran pintar. Y de esta forma también animaríamos a la gente que no se decide a pintar porque podemos pintar todo el mundo. Lo que veo diferente es la creación y el ser artista. Ser artistas es un privilegio que sólo tienen unas pocas personas. Pero yo a lo largo de mi vida he conocido a personas reacias a pintar porque se creían que no lo iban a hacer bien y luego han pintado y han hecho maravillas.