Mojiganga y surrealismo en nuestra política

|


Y lo hemos leído en las redes: “No nos engañemos. Han vuelto a colárnosla. Ha sido la misma declaración que hizo Eslovenia: declarar la independencia y suspender los efectos transitoriamente. Así se consigue amortiguar el impacto emocional en el resto de España, se evita la actuación de los jueces y así siguen preparando las estructuras de las que ahora carecen, para hacer viable a Cataluña como estado. ES UNA TRAMPA BIEN PENSADA Y MALICIOSAMENTE OCULTA.


Los últimos acontecimientos con cambios de sedes sociales en muchas empresas catalanas habría que pensar en la certidumbre sino se busca la fórmula más cómoda para que nada cambie: Podrán beneficiarse de las ventajas comunitarias ( BCE, etc ) aunque sus sedes laborales seguirán en la Comunidad Catalana.


Al menos hemos aclarado varias cosas: Podemos oculta su insensatez hacia España, aplaudiendo a Puigdemont “por su sensatez”, jugando a los izquierdosos de la incoherencia, que como Garzón, sigue su cansino cantar: “Solo la República puede traer la paz a Cataluña”, olvidando que ni la I República ni mucho menos la II anulando el Estado Catalán y bombardeando la Generalitat, son ejemplos de nada.


Ha llegado la política de la mojiganga y el surrealismo…


Hablan de copiar el modelo de Eslovenia ¿recuerdan cómo acabó ¿ Un final trágico con la guerra de los Balcanes, “tiran la piedra y esconden la mano” y la pena es la falta de liderazgo político tanto en el PP como en el PSOE que no traen esperanzas fiables.


No es difícil arriesgarnos a la futurología y mucho me temo que, en la proyección valdepeñera, existen atisbos más surrealistas:


•Podemos estrenando cargos en la Comunidad – con escasos frutos para una ciudadanía cansada que seguirá pagando a nuevos enchufados… (¿dónde se llevaron a tantos perro flautas que tenían?


•El continuo choque local de Podemos Valdepeñas con nuestro Alcalde con su incapacidad populista para defender ningún tipo de política ilusionante más allá de conseguir su puesto de arqueólogo, posiblemente arrebatado con mañas.


•La incoherencia de un Podemos y PSOE local que no vimos en la concentración ciudadana en la defensa de la integridad de España, pues era más importante mirar para otro lado y apoyar la concentración blanca (yo diría morada).

El aburrimiento que despiertan otras opciones están en todo el espectro, y parece que no consiguen aumentar su militancia de ninguna forma, ni con banderas trasnochadas, besamanos y otras bagatelas.

Cuando se deja de “ser proyecto ilusionante para hacer mañana, se desarticula todo”