Enrique Cabrera: “’Vuelos’ es un espectáculo que acerca al público a un mundo de sensaciones a través de las artes escénicas”

|


Este viernes 22 de septiembre el Teatro Auditorio Municipal de Valdepeñas acogerá el espectáculo ‘Vuelos’, de la compañía Aracaladanza, a partir de las 21:00 horas. Una obra de danza dirigida a toda la familia que está inspirada en el mágico universo de Leonardo Da Vinci y que cuenta con varias nominaciones a los Premios Max como al Mejor Vestuario y al Mejor Espectáculo Infantil. Un espectáculo que no hay que perderse y del que hemos hablado con el director artístico de Aracaladanza, Enrique Cabrera.


¿Qué es ‘Vuelos’?


‘Vuelos’ es una obra de danza inspirada por Leonardo Da Vinci, que está pensada para el público familiar, para los niños y los adultos, y sigue la idea que comenzó Aracaladanza hace años con la trilogía sobre artistas plásticos. Aunque ‘Vuelos’ no es parte de la trilogía responde a la idea de inspirarnos en personajes como Leonardo. Y mantiene la identidad de Aracaladanza que es el trabajo de fusión con los objetos, con una plástica determinada sobre el escenario y con una característica que también es muy nuestra, que es la de no contar historias, no tener una dramaturgia narrativa.


¿Entonces no contáis ninguna historia con un inicio y un final?


Ninguna obra de Aracaladanza cuenta ninguna historia. A través de imágenes y cuadros intentamos estimular al público a través de sensaciones. El estímulo es más importante que contar una historia concreta. Me interesa más sugerir a través de imágenes que contar algo determinado. Entonces en este caso la obra está inspirada por Leonardo Da Vinci. Nos hemos dejado inspirar todo lo que conforma el equipo artístico, como vestuario, iluminación, por el universo de Da Vinci, que es muy grande e infinito. Pero no estamos contando la vida de Leonardo, sólo nos hemos inspirado en él. Y hacer una obra de 50 minutos sobre Leonardo es muy complicado, así que lo que he hecho ha sido decidir e inspirarme en una de las facetas de Leonardo, que era su obsesión por el vuelo, por hacer volar al hombre, y por eso la obra se llama ‘Vuelos’. Por eso, a través de una serie de imágenes y números de danza transmitimos la idea que tenía él de hacer volar al hombre.


¿Qué elementos tiene este espectáculo para captar la atención del espectador?


Fundamentalmente, danza porque es el lenguaje con el que yo me manejo. Además, yo trabajo el objeto e intento que el objeto sea casi un protagonista junto con los bailarines, de manera que el bailarín pasa a ser un objeto más o el objeto pasa a ser un bailarín más. Hay una fusión o intentamos que se fusione para que el bailarín no sea el protagonista, sino que lo sea el objeto. Además, nos encontramos con un diseño de vestuario de Elisa Sanz, por lo que ‘Vuelos’ estuvo nominado a los Premios Max y también como Mejor Espectáculo Infantil. La música original es de Luis Miguel Cobo. Hay unas videoproyecciones increíbles de Álvaro Luna. El diseño de luces es de Pedro Yagüe y el trabajo de objetos y maquinarias, que en esta obra es muy importante, es de Ricardo Vergne. Todo eso, junto a los bailarines, hace que se cree un mundo onírico sobre el escenario que es muy impactante y al mismo tiempo, muy elegante.


¿Qué poderes tiene la danza para llegar al espectador?


Es un movimiento muy fácil de comprender. Mucha gente cree que la danza contemporánea es difícil e intelectual pero en este caso, no, porque trabajamos el movimiento a partir del objeto. Los movimientos surgen a partir del juego que nos da el objeto. Así que son movimientos que, si bien están hechos de una técnica, intentamos que el objeto nos dé un movimiento que resulte casi cotidiano, donde hasta el espectador en muchos casos dice que eso también lo podría hacer él. Y eso me gusta, que sea muy cercano. Entonces, la danza tiene ese poder. Y en el caso de los niños, siempre digo que captan mucho mejor un espectáculo de danza que uno de teatro porque el niño está mucho más cercano al movimiento que al lenguaje. La danza, en el caso de los niños, es muy cercana. Un niño vive en el suelo, vive en el juego, y es como lo que nosotros hacemos sobre el escenario porque al fin y al cabo la vida de un artista sobre el escenario es jugar.


Habéis estado nominados a los Premios Max y en 2010 recibísteis el Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud. ¿Qué significan para vosotros estos reconocimientos?


Los premios siempre son bienvenidos, sobre todo cuando van acompañados de una dotación económica, lo que ayuda a cualquier empresa a salir adelante. Y los premios que no la tienen te ayudan, son empujones, pequeños premios personales, palmadas en la espalda. Aracaladanza ha ganado una veintena de premios en toda su historia, pero no quiere decir que quien se lleva el premio es el mejor. No siempre implica que eres el mejor en la categoría que lo has ganado, así que hay que tomárselo mejor siempre con pinzas.


¿Por qué tenemos que ir a ver ‘Vuelos’ en Valdepeñas?


Porque va a ser la única vez que van a tener la oportunidad de ver Aracaladanza en Valdepeñas con ‘Vuelos’. Y realmente creo que es un espectáculo maravilloso, es para todos los públicos. Acabamos de llegar de Sueca, en Valencia, y todo el mundo nos daba las gracias por ofrecerles un espectáculo tan mágico. O sea, que creo que no pasa desapercibido y no es un espectáculo de danza. Realmente es un espectáculo que acerca al público a un mundo de sensaciones a través de las artes escénicas.