El Gobierno de Castilla-La Mancha acometerá los regadíos sociales pendientes y desarrollará un paquete medioambiental sin precedentes

|


Con la entrada en vigor de las cuentas para este año, cuyo presupuesto asciende a 1.401 millones de euros, un 1,67 por ciento más que en 2016, desde la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural se podrán cumplir compromisos medioambientales muy importantes, como la retirada de los neumáticos de todos los municipios de la región donde haya acopios o el encapsulado del amianto en el barrio de Santa María de Benquerencia en Toledo, además, de un Programa de Educación Ambiental regional.


Asimismo, gracias a la aprobación de los presupuestos, se desbloquea la gestión, especialmente en las líneas del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha en las que se tienen que ajustar las cantidades al ser proyectos cofinanciados con fondos de la Unión Europea. En este sentido se va a poder cofinanciar las ayudas públicas que desde la Dirección General de Desarrollo Rural se dan a los jóvenes agricultores y a los profesionales del sector agrario.

Además la Consejería de Agricultura evitará que los agricultores y ganaderos de la región tengan que adelantar la parte de la subvención de Castilla-La Mancha del coste de los Seguros Agrarios –como ocurría con el Gobierno anterior- gracias a que va a haber presupuestos.

Otra de las medidas que se podrán poner en marcha es el Plan de Regadíos sociales dotado con 31,5 millones de euros, destinados a ayudas a las comunidades de regantes y Sociedades Agrarias de Transformación de Castilla-La Mancha. Y se acometerán las obras de los nuevos regadíos, abandonados en la anterior legislatura, en Elche de la Sierra (Albacete) e Illana-Leganiel (Guadalajara y Cuenca). Así como aumentará la inversión en infraestructuras de investigación agraria, impulsando los proyectos de I+D.

Plan Regional de Educación Ambiental “sin precedentes”

Hay que recordar que los presupuestos de Castilla-La Mancha se redujeron hasta un 45 por ciento durante la anterior legislatura, lo que tuvo consecuencias directas sobre los cuerpos de agentes medioambientales, sin las dotaciones y recursos suficientes, lo que empobreció la gestión de espacios naturales. Con este presupuesto para 2017, el medio ambiente será una prioridad y es algo que va a cambiar “radicalmente” en nuestra región.

La vigilancia de los espacios naturales se verá reforzada con un incremento en la plantilla del cuerpo de agentes medioambientales. Asimismo, este cuerpo no solo velará por la preservación del medio natural, sino que participarán activamente en un Plan de Educación Ambiental regional, sin precedentes, con los colegios de Castilla-La Mancha, con la colaboración de Ecologistas en Acción.

Asimismo, comenzará la retirada de los acopios de neumáticos existentes, siendo la única Comunidad Autónoma que se ha comprometido a realizarlo tras el incendio de Seseña.

Por último, hay que destacar el desarrollo de proyectos clave para la región como la apertura de Clamber en Puertollano, así como el inicio de la construcción del Centro de Interpretación del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera en Ossa de Montiel, además de ampliar el calendario de apertura del resto de centros y puntos de información de nuestros espacios naturales.