El Partido Popular muestra su desacuerdo con que las mociones referidas a los asuntos sociales no se lleven al Pleno

|


El grupo Popular ha declarado en rueda de prensa su rechazo a que las mociones referidas a los asuntos sociales presentadas al Pleno no sean aprobadas, porque les da la sensación de que el alcalde, Jesús Martín, “está defendiendo y ocultando las faltas de su compañero el presidente Page” comentaba Martín Miguel Rubio, portavoz del Partido Popular. Este 2017 no se habían firmado los convenios de los capítulos sociales hasta agosto, con la incertidumbre que genera tantos a los usuarios como a los ayuntamientos. No solo no se han firmado hasta agosto, sino que a día de hoy no ha habido libramiento, es decir, no se ha pagado por estos servicios tan importantes en el Estado de Bienestar.


Este grupo municipal propuso al Pleno tres puntos: exigir al Gobierno de Castilla-La Mancha que cumpla los plazos en las firmas de los distintos convenios, a fin de no perjudicar los presupuestos municipales ni las expectativas que los ciudadanos tienen respecto a los distintos servicios sociales hasta ahora vigentes; proceder al pago inmediato del libramiento correspondiente a los mismos, que aún no ha llegado; y mantener los compromisos asumidos con los Ayuntamientos en materia de servicios sociales, sin que se proceda a ningún recorte.


El primer argumento para que esta moción no pase al Pleno es que el boicoteo sistemático de los presupuestos por parte del Partido Popular ha retrasado la firma de convenios, a lo que Martín Miguel Rubio ha replicado que su partido “no ha bloqueado los presupuestos, solo los ha intentado mejorar a favor del bienestar general de los castellano manchegos”. El segundo argumento es que hay 1.200.000 euros más que no hubieran tenido si se hubiese prorrogado el presupuesto del año anterior, contra lo que Rubio afirma que se trata de “disculpar el retraso con una mejora en alguna partida que se podría haber añadido a los presupuestos, si este hubiera sido el caso”. El tercer argumento fue que el PP no tiene autoridad moral para exigir que se cumplan los plazos, cuando el Gobierno de Cospedal hacia los libramientos en noviembre, contra lo que Rubio sostiene que “en el supuesto de que ese dato cierto, estamos convencidos de que en una situación de emergencia económica como la que encontró Cospedal, el Gobierno del PP pudo meter retrasos mientras encontraba financiación para hacer frente”. Su cuarto argumento es que el PP no tiene autoridad moral con los recortes del Gobierno de Cospedal, que quiebran por completo el sistema de bienestar social, subrayando que si “los errores pasados cuentan para siempre, ningún adulto podría decir ni una palabra. Tendríamos que estar todos mudos”.


Rubio ha declarado que el PP tiene “toda la autoridad moral para exigir los pagos a los ayuntamientos, porque pagamos en su día todos los pufos y deudas del Gobierno Socialista”. Ha querido recordar cifras como 4.500 millones a proveedores, 2.900 millones en Educación, 1.700 millones de facturas sin pagar, 400 millones de deuda farmaceútica, 45 millones a las residencias de mayores, 40 millones a los centros públicos, 25 millones a los centros con discapacidad y 35 millones a la ayuda a domicilio. Por estas razones, Rubio ha confesado que el alcalde, Jesús Martín, “debería atacar menos a quién pagó las deudas de su propio partido y más hacer examen de conciencia y un balance de esto, ya que el Partido Socialista fue el mayor dispositivo político para crear parados y pobreza en España y Castilla-La Mancha. Agradecidos tendrían que estar a la señora Cospedal que pagó sus engaños, desastres y mentiras”. En los presupuestos de la Junta para este próximo año se recortan las partidas para los enfermos mentales, así como los recortes en ayudas a la pobreza energética, en subvenciones que atienden a las personas con discapacidad y en ayudas de emergencia.


En otro orden de cosas, Alfonso Santamaría, concejal del Partido Popular, ha hecho hincapié en el ámbito sanitario, destacando que actualmente, hay un solo digestólogo en todo el Hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas. Abundando en los famosos recortes que hizo Cospedal, que en palabras de Santamaría, “Cospedal lo único que encontró fue una deuda tan grande, que tuvo que echar manos de los farmacéuticos para que en las farmacias de Castilla-La Mancha no se cobrasen los medicamentos en un cierto tiempo, que provocó una deuda de más de 400 millones de euros, la cual pagó íntegramente”. Del mismo modo, Santamaría he querido dejar claro que en cuánto a sanidad se refiere, Valdepeñas no tiene “una situación precaria, sino muy precaria”.