La Escuela de Verano se despide con un total de 284 participantes en julio y agosto

|


Esta mañana se ha clausurado el cuarto y último turno de la Escuela de Verano que el Ayuntamiento organiza y se celebra en el colegio Luis Palacios y que comenzó el pasado 3 de julio. La primera quincena contó con 99 niños, la segunda con 84, en la tercera 50 y en la cuarta 51, es decir, un total de 284 participantes han disfrutado de esta Escuela de Verano, cuatro de ellos con discapacidad. Una de las novedades que encerraba el programa de este año era la reducción del 50% en la matrícula de estos niños, puesto que se pretendía que “esta escuela fuera inclusiva, donde todo el mundo tuviera participación” explicaba la Teniente de alcalde de Servicios Sociales y Sanidad, Vanesa Irla. Del mismo modo, julio contó con la colaboración de siete monitores y agosto con cuatro, además de los 17 monitores en prácticas, una cifra que ha aumentado respecto a años anteriores. “Es muy importante darle también la oportunidad a estos jóvenes de terminar su formación con las horas prácticas que necesitan para recibir el título” comentaba Irla.


Como en años anteriores, se ha dividido la participación de los alumnos en quincenas, puesto que se ha observado que las familias preferían que las inscripciones fuera de este modo y no de forma mensual. De igual forma, se han trabajado los hábitos saludables, tanto en deportes como alimentación. Otras de las innovaciones de este periodo ha sido el Taller de Alfarería, la camiseta y gorra de la Escuela de Verano (financiada por Comunitelia), mochila y gorra, así como la fotografía de su grupo como recuerdo de la Escuela. Durante estos meses, se ha trabajado la coeducación en valores y la igualdad. Así lo expresaba Irla, comentando que “son temas que queremos trabajar siempre en todas las actividades de la concejalía de forma transversal. Es ahora, en las primeras edades, cuando hay que trabajarlo”.


Un factor importante de este año ha sido poder inscribirse sin una fecha concreta, lo que ha supuesto que no se generen grandes colas en las matriculaciones. “También nos hemos adaptado a las familias, porque nos hemos encontrado con casos de familias que pensaban que sus hijos en esas fechas no iban a estar en Valdepeñas y luego han podido estar” aclaraba Irla.


De cara al próximo año, ya se están planteando mejoras, para que “la Escuela de Verano sea un espacio donde prime la calidad y la excelencia. Queremos ser diferente al resto de ofertas de la localidad. Cuando nació hace más de veinte años esta escuela, era la única que existía. Hoy en día, las sensibilidades han ido cambiando y existen más ofertas, lo cual es importante. Aún así, lo único que buscamos es ir mejorando cada año para ir superándonos”.


El horario de la Escuela de Verano ha sido de 9 a 14 horas, que ha contado con un Aula Matinal de 7:45 a 9:00 horas, para aquellos padres que trabajasen y tuviesen que dejar antes a sus hijos en la escuela. El coste estimativo de esta escuela ha sido de 27.000€, con ingresos que no superan los 10.000€.