El Gobierno regional acuerda el techo de gasto de 2018, un paso más en la elaboración de los presupuestos del próximo año

|



El Consejo de Gobierno ha acordado el límite de gasto no financiero para 2018, que asciende a 6.159,9 millones de euros, con un incremento del 3,1 por ciento, y que supone un paso más en el proceso de elaboración de los Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2018.


El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, así lo ha anunciado hoy en una rueda de prensa en el palacio de Fuensalida, junto al portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, en la que ambos han informado de los acuerdos adoptados ayer en la reunión del Consejo de Gobierno.

Entre estos acuerdos, Ruiz Molina ha subrayado que la fijación de la cuantía a la que ascenderá el límite de gasto no financiero para 2018, conocido como techo de gasto, es una exigencia de la Ley 11/2012 de Estabilidad Presupuestaria Sostenibilidad Financiera de la Junta de Castilla-La Mancha, que establece que el Consejo de Gobierno lo aprobará para el presupuesto de la Junta de Comunidades del próximo año, a propuesta de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas.

En este sentido, Ruiz Molina ha destacado que el Ejecutivo de Emiliano García-Page está, por tanto, plenamente volcado en el proceso de elaboración de los presupuestos de 2018.

“El techo de gasto debe ser ahora remitido a las Cortes regionales” y se espera pueda ser aprobado en la sesión plenaria de la próxima semana, junto con la Ley de Presupuestos de 2017 y la Ley en Materia de Gestión y Organización de la Administración y otras Medidas Administrativas, ha añadido Ruiz Molina.

El Ejecutivo regional está dando todos los pasos para presentar el proyecto de Ley de Presupuestos para 2018 a las Cortes de Castilla-La Mancha antes del 1 de octubre y que los presupuestos puedan entrar en vigor el 1 de enero del próximo año.

El límite de gasto no financiero para 2018 aumenta en 188 millones de euros

El límite de gasto no financiero para el próximo ejercicio asciende, según ha avanzado Ruiz Molina, a 6.159,8 millones de euros en términos de contabilidad nacional, excluidos los fondos finalistas, y tendrá que ser tenido en cuenta a la hora de elaborar los presupuestos generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2018.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha continuado su intervención indicando que el techo de gasto para el próximo ejercicio se ha incrementado un 3,1 por ciento con respecto al definitivo de 2017, lo que supone contar con 188 millones adicionales para distribuir entre las diferentes políticas de gasto.

La cuantía del límite de gasto no financiero es el resultado de sumar la cifra de ingresos propios no financieros que se prevé obtener, sin tener en cuenta los ingresos financiados con fondos finalistas procedentes de la Unión Europea o de otras administraciones públicas, y el déficit autorizado a la región en términos de contabilidad nacional.

Por un lado, los ingresos propios no financieros están constituidos, fundamentalmente, por los ingresos correspondientes al actual sistema de financiación de las comunidades autónomas de régimen común y que resultan de las entregas a cuentas de 2018 más la liquidación del año 2016.

Según ha informado el Ministerio de Hacienda y Función Pública, las entregas a cuenta de 2018 y la previsión de liquidación del ejercicio 2016 para Castilla-La Mancha ascienden a 4.974,6 millones de euros, lo que supone el 85 por ciento de los ingresos propios no financieros.

El resto de los ingresos propios previstos, según ha explicado Ruiz Molina, se han estimado en 875,4 millones, una cifra que está integrada por los tributos propios, tasas y precios públicos gestionados directamente por la Junta de Comunidades, a los que hay que añadir los ingresos patrimoniales, la enajenación de inversiones reales, los fondos comunitarios y otras transferencias de carácter no finalista. Su previsión se ha realizado siguiendo un criterio de prudencia.

Por lo tanto, los ingresos propios no financieros para 2018 ascienden a un total de 5.849,9 millones de euros, un 4,1 por ciento más que el año pasado, y representan el 94,9 por ciento del total del límite de gasto no financiero.

En segundo lugar, el límite de gasto no financiero está constituido por el déficit autorizado para el próximo ejercicio y que, según se fijó en el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado el pasado mes de julio, es del 0,4 por ciento del PIB regional para las comunidades autónomas.

Así, el déficit en términos de contabilidad nacional para 2018 será de 309,9 millones de euros, lo que supone una reducción del 12,6 por ciento con respecto al año pasado, representando, consecuentemente, esta magnitud el 5,1 por ciento de la cuantía total del techo de gasto para el próximo ejercicio.