Esteban López Vega: 25 años de ausencia

|


El 27 de agosto de 1992 a los 64 años de edad fallecía en Valdepeñas Esteban López Vega. Resulta imposible entender la historia contemporánea de Valdepeñas sin valorar la labor de quien fuera alcalde de esta ciudad. López Vega, D. Esteban, fue alcalde desde 1976, siendo elegido consecutivamente en las tres primeras legislaturas de la democracia, desde 1978 a 1991.


Nacido en Valdepeñas en 1928 en el seno de una familia modesta (se quedó huérfano de padre y madre a los 18 años), estudió en el colegio Jesús Baeza y posteriormente en el Instituto Bernardo de Balbuena. Más tarde obtendría la licenciatura y el doctorado en la Facultad de Veterinaria de Córdoba, y al mismo tiempo logró el título de Maestro de Enseñanza Primaria.


Fue presidente del Sindicato de la Vid, presidente de la Cooperativa del Campo “La Invencible”, promotor de la fundación de la Cooperativa de Aceites, promotor-fundador de Frimancha, miembro del Consejo Rector de Caja Rural Provincial, presidente de la hermandad de Labradores, miembro de la Conferencia de Poderes Locales y Regionales del Consejo de Europa, Presidente de MANSERJA, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Regional de municipios y provincias, consejero de Comercio y Turismo del gobierno de la Preautonomía de Castilla-La Mancha, diputado provincial y regional. En su última etapa se presentó en las listas del Senado por el PP.


Líder carismático militó en UCD primero, después en Alianza Popular y su pueblo lo jubiló como alcalde militando en el PP, pues en las elecciones de mayo de 1991 obtuvo la mayoría Salvador Galán Ruiz-Poveda que se presentó en la lista del PSOE. López Vega no tomó posesión de su acta de concejal, pues además la decadencia física era manifiesta, como consecuencia de la caída que sufriera en la escalera del establecimiento “la Tercia”.


El multitudinario homenaje ofrecido en abril de 1992 fue una de sus últimas apariciones públicas.


Tras su fallecimiento, el salón de plenos fue habilitado como capilla ardiente. Se decretaron dos días de luto oficial y políticos de todas las tendencias expresaron su pesar. En su sepelio falló el pueblo llano.


Esteban López Vega, con el cual colaboré en distintas comisiones, fue un gran gestor, una persona entregada por Valdepeñas, tenaz, luchador nato, amante de la cultura con dotes de pintor y de actor.


Fue un hombre creyente que madrugaba mucho y dormía poco, que llevó con un ritmo de trabajo que era difícil seguirle. Eran otros tiempos, en todo.


Mi recuerdo para Esteban López Vega. La memoria es flaca y olvidadiza...... Parece que lo estoy viendo con las botas de goma llenas de barro, sudoroso, sin afeitar, con la camisa por fuera observando los destrozos de la riada de 1979 que conllevó la pérdida de 22 vidas humanas.


En la fotografía, una reunión en su despacho para presentar la revista de nuestras fiestas patronales del año 1993. De los 5 que aparecemos, solo vivimos dos. La vida es así, y la muerte también.