La Junta elimina la cubierta de uralita de amianto del colegio Jesús Castillo con una inversión de 140.000 euros

|


Los alumnos del colegio Jesús Castillo comenzarán las clases del nuevo curso escolar el próximo mes de septiembre sin la cubierta de uralita de amianto que tantos años ha venido reivindicando la comunidad educativa su retirada. Desde el pasado mes de julio está siendo ya sustituido por otro material acorde a la legislación actual gracias a una inversión de 140.000 euros y a la "sensibilidad" del Gobierno de Castilla-La Mancha presidido por Emiliano García-Page. Así lo ha querido destacar el teniente de alcalde de Cultura, Turismo, Educación y Festejos, Manuel López, quien ha destacado que "ha servido un año de Gobierno de Page para que tomaran conciencia de este problema y se haya podido hacer".


Y es que, según ha recordado López, cuando el año pasado el consejero de Educación, Ángel Felpeto, visitó el yacimiento del Cerro de las Cabezas, se interesó por el problema del colegio Jesús Castillo, que era el único que había en Valdepeñas con uralita de amianto, y lo visitó. Entonces se comprometió a que en el curso 2017-2018 estuviera retirada esta cubierta. "Ha estado cuatro años gobernando el PP en Castilla-La Mancha y no han hecho nada, no atendieron las peticiones de la comunidad educativa ni del Ayuntamiento, por lo que tenemos que agradecer la sensibilidad que ha tenido en esta ocasión el Gobierno de García-Page y del consejero Felpeto", ha insistido López.


Por su parte, el director del colegio Jesús Castillo, Pedro Jesús Jaramillo, ha reiterado la preocupación y reivindicación que desde hacía años arrastraba la comunidad educativa para eliminar esta cubierta. Además, ha señalado que, según han transmitido los servicios técnicos, "estaba muy deteriorado, había trozos de uralita que se caían por ejemplo en el patio y los chicos lo cogían con la mano". 


En este sentido, el teniente de alcalde de Cultura, Turismo, Educación y Festejos ha querido dejar claro que el peligro de la uralita de amianto está en su manipulación. "El peligro está en su manipulación, además era un material obsoleto y estamos en el siglo XXI y hay que usar materiales de acuerdo a la normativa actual", ha indicado.


De esta forma, las obras está previsto que finalicen antes del comienzo del nuevo curso escolar el próximo 11 de septiembre, por lo que los alumnos volverán a las aulas con una nueva cubierta y sin peligros.