"Ahora sí Castilla-La Mancha proyecta una imagen positiva, atractiva e inspira confianza"

|



El diputado del Grupo Parlamentario

Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Luis Escudero, ha
querido destacar la "imagen atractiva, positiva y de confianza" que
proyecta la región en los últimos tiempos, fruto del trabajo del
gobierno del presidente García-Page y de la ciudadanía y "a pesar del
PP".

Escudero ponía varios ejemplos de "esa buena imagen de Castilla-La
Mancha": el incremento en casi 5.000 de nuevos donantes; los cerca de
50.000 nuevos beneficiarios de la dependencia desde que gobierna el
presidente, lo que supone un aumento del 42 por ciento desde julio de
2015; las exportaciones que sólo en el primer semestre han subido un
10,7 por ciento o los excelentes resultados en turismo, tanto en
pernoctaciones, un millón en el primer semestre, como en visitantes.

"Frente a un gobierno que trabaja y se esfuerza", asegura el
parlamentario, "contrasta la actitud del PP de la región a quien parece
que le molesta que avancemos, sufre pesadillas y tiene fobia a nuestra
tierra y pone trabas a que Castilla-La Mancha tenga presupuestos"
sentenciaba.

El diputado socialista ha denunciado la hipocresía del PP que quiere
desviar la atención hablando de otros asuntos pero no de lo que les
preocupa a los ciudadanos, como es del agua y de la escasez de ésta.
"En este asunto, se ponen de perfil y miran para otro lado mientras el
río Tajo se seca por la política trasvasista del PP" añade.

"Hemos echado mucho de menos que los 'populares' no se acuerden del
Tajo" argumentaba "después de que en la última semana los pantanos de
cabecera hayan perdido otros 10 hectómetros cúbicos, el PP de la
región es cómplice del atentado contra el río". Para Escudero, "con
sólo el 11 por ciento de su capacidad, a los embalses de cabecera ya no
se les puede llamar el mar de Castilla sino el desierto".

En palabras del responsable socialista, "este atentado al río Tajo
tiene nombre y apellidos, María Dolores de Cospedal y su memorándum
con el que firmó su rendición ante Rajoy para defender sus intereses
personales pero que está matando al río". A esto, añade Escudero la
dejación de sus funciones por parte del gobierno de Rajoy, "que ya
lleva tres años de retraso en las obras de Morillejo para abastecer de
agua a los municipios del entorno de los pantanos de cabecera".

Además, se ha hecho eco del informe que presentará mañana Greenpeace
sobre el río Tajo, y donde demuestra que la Cuenca del Segura puede ser
autosuficiente sin los trasvases, denuncia manipulaciones en las
mediciones y trato de favor a grandes empresas. A lo que vaticinaba, "ya
sabemos lo que hará el gobierno de Rajoy con este informe, nada como
tampoco lo ha hecho con el de los europarlamentarios que visitaron el
río, pero que fue directamente a la papelera".

LOS PRESUPUESTOS Y LA TRAMITACIÓN DE LAS ENMIENDAS

Por otro lado, el diputado socialista aseguraba que "está más cerca
que nuestra región tenga unos nuevos presupuestos que permita dar
respuesta a las necesidades de los ciudadanos". Y preguntaba a los
diputados del PP ¿si realmente quieren que nuestra tierra tenga o no
presupuestos? porque cada día dicen una cosa y lo que denota, "es que
están muy cabreados".

Para Escudero, "el PP sólo busca poner trabas en la tramitación
parlamentaria" y en este afán incluso llegan a cuestionar la labor de
los letrados de las cortes, que ayer rechazaron mucha de sus enmiendas
porque "son un corta y pega de las enmiendas que presentó en marzo: mal
calculadas, sin rigor y que incluyen recortes y privatizaciones para
Castilla-La Mancha".

A las acusaciones de los 'populares' de hacer un uso partidista de las
Cortes, Escudero las rechaza y le recuerdan que esa utilización sólo
se ha hecho cuando gobernaba el PP en nuestra tierra cuando se
supeditaba el trabajo del parlamento y del gobierno a la agenda de
Cospedal en Madrid, y sólo se celebraban plenos los jueves por la tarde
o se aprobaban por vía de urgencia y con lectura única leyes tan
importantes como la reforma del Estatuto de Autonomía.