Felipe Benítez Reyes: “En el Brindis Poético intentaré hacer una invitación a la celebración”

|


Como cada año, el Brindis Poético que da lugar a la inauguración oficial de las Fiestas del Vino y la Vendimia correrá a cargo de un Premio Nacional de Poesía. En esta ocasión, el elegido es Felipe Benítez Reyes (Rota, Cádiz, 1960), que obtuvo el citado premio en el año 1996 por ‘Vidas improbables’. El escritor gaditano publicó el año pasado su novela ‘El azar y viceversa’ y estará en la Ciudad del Vino también para ser protagonista del tradicional acto de homenaje a la poesía que organiza el grupo A7. Por todo ello, hemos hablado con él.


¿Qué significa para usted hacer el Brindis Poético de las Fiestas del Vino de Valdepeñas?


Siempre es una alegría que cuenten con uno para celebrar lo alegre. En este caso, intentaré hacer una invitación a las fiestas, una invitación que tampoco es necesaria porque a las fiestas se apunta todo el mundo por sí mismo.


¿Sobre qué hablará en este Brindis Poético?


Será una invitación a la celebración, fundamentalmente.


¿Cómo ve esta iniciativa de sustituir el pregón tradicional por un Brindis Poético que cada año realiza un Premio Nacional de Poesía?


Quizás, mejor, porque el pregón es algo que no está hecho al formato de la paciencia humana. Veo bien que se implique a la poesía en esto. Es algo además que cuenta con mucha tradición y que cuadra bien por los temas y por el género literario.


Ya estuvo en Valdepeñas hace unos años recibiendo el Premio de Poesía ‘Viaje al Parnaso’. ¿Qué recuerdos tiene de aquel entonces?


Muy buen recuerdo. Fue una visita muy grata y tengo muchas ganas de volver porque los que viajamos por motivos profesionales casi nunca viajamos con placer. Y a veces el trabajo se puede combinar con el placer y volver a Valdepeñas seguro que será una ocasión de gozo.


¿Qué me puede decir de su última novela, ‘El azar y viceversa’?


De esta novela es complicado hablar porque es una novela de casi 500 páginas. Es la historia de una vida. Hay un personaje que se ve obligado desde muy pequeño a inventarse la vida y a ganarse la vida. Es un relato autobiográfico, en primera persona, pero por suerte la novela para mí no tiene nada de autobiográfica.


¿Cómo descubrió el gusto por la poesía?


No sé, fue algo que comenzó poco a poco. Empieza uno de adolescente a leer y escribir versos y sin darte cuenta dedicas luego tu vida a eso.


¿Qué momento diría que vive actualmente la poesía?


Como todo, hay gente que lo hace muy bien y hay gente que no lo hace tan bien, hay poetas excepcionales y poetas más normales. En cualquier época el panorama es similar. Hay mucha diversidad de tendencias. Las redes sociales e Internet han contribuido a una popularización del género en algunos sectores y en sectores adolescentes y se está moviendo. La poesía siempre está ahí, por más que pensemos en un género minoritario, pero siempre está ahí. Tiene mucha capacidad de supervivencia.


¿Cree que debería de enseñarse más en los colegios?


No sé en qué medida se enseña. Cuando yo estudiaba el Bachillerato se estudiaba mucho la poesía y la literatura pero ahora mismo no sé. Sí es verdad que la tendencia general es a ir arrinconando las Humanidades. Es la tendencia natural y más lamentable.