Chema del Fresno: “La temática del escenario de las fiestas son imágenes antiguas de Valdepeñas y se rinde homenaje a Francisco Nieva”

|


El artista valdepeñero Chema del Fresno vuelve a ser el responsable un año más del diseño del escenario de las Fiestas del Vino, que reinará en la Plaza de España. De nuevo se repite la estructura de años anteriores pero cambian los colores, en oro y vino burdeos, y la temática de las barricas. En esta ocasión serán fotografías antiguas de lugares de Valdepeñas y en la barrica grande se hará un homenaje al dramaturgo Francisco Nieva, fallecido el año pasado. De todo ello y del largo proceso de diseño y montaje hemos hablado con su creador.


¿Cómo será este año el escenario de las Fiestas del Vino?


La estructura será igual que el año pasado porque se pactó que así fuera durante cinco años para que tuviera el menor coste posible. Este año hemos decidido darle un color de base, que es lo que cambia, en oro y las letras y las manchas del vino serán en tono vino burdeos. Es como la decoración que lleva el Ayuntamiento por dentro. Y la temática también cambia.


¿Cómo será esa temática?


La temática de las imágenes de las barricas serán rincones de Valdepeñas pero a base de imágenes antiguas procedentes de un archivo de fotografías antiguas. Se representan las zonas más importantes de Valdepeñas, como la Plaza de España, la calle Seis de Junio o el Convento. Y en la barrica grande se hará mención a Francisco Nieva. Yo había pensado en poner una panorámica grande de Valdepeñas pero luego se pensó en poner una fotografía de Francisco Nieva, que falleció el año pasado. Tuvimos que hacer milagros con la fotografía porque era impresa, no estaba digitalizada, y tuvimos que escanearla, darle la máxima resolución posible pero luego ha quedado muy bien.


¿Cómo se os ocurrió rescatar imágenes antiguas de Valdepeñas?


La idea salió de Alcaldía porque yo propuse poner personajes ilustres de aquí, les gustó mucho, pero ellos ya tenían la idea de las imágenes antiguas y lo ví como muy buena opción. Además, ya tenían fotografías localizadas. Les hice un montaje para ver cómo quedaría y les gustó mucho porque queda muy bien, combina muy bien con los tonos que hemos elegido para el fondo, así que no se dudó.


¿Cuánto tiempo te puede llevar preparar todo esto?


No sé decirte las horas, ni los minutos, ni los días. Son muchos ratos constantes. Primero tienes que buscar alternativas de colores que funcionen para el fondo. En eso no hemos tardado ni dado muchas vueltas porque propuso el oro con el burdeos y gustó mucho. La temática de las fotografías antiguas nos ha dado mucha guerra porque la complejidad está en que hay que hacerlas en un tamaño enorme. Cada barrica tiene 1,40 metros de diámetro y la barrica grande tiene 3,40 metros. Son enormes y cualquier imagen que se elija, hay que tener en cuenta la calidad de la fotografía para que luego no se vean borrosas. Luego tenemos las reuniones con los oficios en el Ayuntamiento para coordinar el calendario laboral, problemas que van surgiendo de cambios, que hay que volver a reestructurar planos y otras cosas, con rotulación trabajo mucho porque la parte más fuerte del escenario, al mantener la estructura, es solo la parte decorativa en cuanto a color y a rotulación. Así que desde que empezamos a retomar el tema hasta que se empieza a ejecutar en el escenario, pasa prácticamente un mes y raro es el día que no me acuerdo del escenario. Es un trabajo constante de todos los días.


Imagino que habrá sido muy costoso recuperar las fotografías antiguas, que no suelen estar en muy buen estado…


Hicimos una pequeña preselección con Cultura. Ellos me consiguieron las fotografías y elegimos las que tenían más calidad y las que más se ajustaban a la temática en cuestión para que pudieran ser perfectamente reconocibles por la gente. Al final son nueve imágenes y la grande de Francisco Nieva. Y la que corona arriba es la de la Virgen de Consolación. Entonces ha sido un reto que me ha llevado más tiempo que otros años para poder adaptar y manipular las fotografías, ya que muchas llevaban puesta la fecha y lo hemos tenido que quitar. Hemos tenido que actualizar todo. Pero va a quedar muy bien y no habrá problema ninguno.


Y cuando te llamaron por primera vez para ser el responsable de poner la imagen del escenario de las fiestas de tu ciudad ¿qué se te paso por la cabeza?


En realidad no me llamaron. No me conocía nadie. Al hacerme autónomo hace unos ocho años, se me ocurrió presentar por mi cuenta propia un diseño del escenario al Ayuntamiento con los óvalos que se ponían antes. Era una propuesta más moderna. Se lo presenté a María José Ruiz, la que ha sido primera teniente de alcalde, y me dijo que tenía muy buena pinta y que se lo iba a enseñar a Alcaldía. A los dos o tres días me llamó María José y me dijo que les había gustado mucho la idea y que querían tener una reunión conmigo. La reunión fue para saber si aquello tan bonito y tan bien que quedaba en los fotomontajes, iba a ser capaz de trasladarlo a la realidad. Así que les dije que sí, que era factible, que tenía un grupo de trabajo y estaban capacitados para poder hacerlo. Se presentó un presupuesto, se aprobó el presupuesto y así se hizo. Primero hicimos el diseño de los óvalos que estuvo unos cuatro años y luego este diseño de las barricas hasta hoy.


¿Para el año que viene, ya que el diseño cambiará, tienes alguna idea?


De eso poco puedo adelantar porque estamos todavía terminando de definir cosas de este año. No sabemos si vamos a ir por una línea más moderna o más tradicional. Me pondré en breve con ello porque es un proceso largo de aprobación de presupuestos, hacer el diseño, pensar en materiales que no sean caros y que se pueda montar de forma fácil.