La memoria hist贸rica desconocida

|



Mucho se suele insistir en la falta de creatividad de muchos de nuestros j贸venes paisanos. Pero no faltan buenos ejemplos entre tanta irresponsable actitud de los que mantienen sus vidas 鈥渧iviendo a costa de sus progenitores mientras sus cuerpos aguanten鈥.



Tambi茅n se ha hablado de la falta de maestros motivadores que promuevan la responsabilidad personal y las ganas de aprender.



Pero no es el caso de Don Ruperto, maestro de la Escuela P煤blica de Piedra Buena ( a 27 km. De Ciudad Real) que en 1894 se fij贸 en un singular alumno pobre: M贸nico S谩nchez Moreno, su humilde madre trabajaba de lavandera, lo que no la hac铆a desatender su preocupaci贸n por mantener una constante relaci贸n con su escuela. Don Ruperto siempre anim贸 a M贸nico y crey贸 en el…



M贸nico andaba en alpargatas en invierno y descalzo el resto del a帽o, mostrando a todos su simpat铆a y af谩n de servicio, lo que le proporcionaba algunas 鈥減erras chicas鈥 que ahorraba.


M谩s tarde se asent贸 en Fuente del Fresno de recadero, y sigui贸 so帽ando con labrarse su porvenir: llegar a ser Ingeniero


A los 19 a帽os mont贸 su propia tienda…



En 1901 se compr贸 un traje y vendiendo todo lo que ten铆a march贸 a Madrid con la pretensi贸n de estudiar ingenier铆a el茅ctrica.



Pero su ambici贸n y af谩n de realizaci贸n, superaba los condicionamientos de aquella Espa帽a sumida en las consecuencias del fracaso en Cuba y Filipinas, aunque se fue tejiendo en torno a su persona mucha envidia y sin dejarse apabullar por las dificultades o chismes locales que le tildaban de extravagante marcho a Am茅rica, donde se gan贸 la simpat铆a de Edison, Wetzler ( su profesor de Mec谩nica Popular por correspondencia) y en 1908- con solo 28 a帽os obtuvo el puesto de ingeniero en la Van Houten and Ten Broeck Company, llegando a inventar el aparato de rayos X port谩til, que todos los contendientes de la primera guerra mundial usaron y m谩s tarde tambi茅n en la guerra civil de Espa帽a.



Su ingenio le llev贸 a fundamentar el primer 鈥渢el茅fono m贸vil鈥 y montar en su pueblo (Piedrabuena) a principios del siglo XX un Laboratorio El茅ctrico SANCHEZ con 3.500 metros cuadrados, lleg贸 a fabricar m谩s de 129 aparatos y accesorios electr贸nicos, creando puestos de trabajo en un humilde pueblo, que nunca se pod铆a haber imaginado llegar d贸nde lleg贸.


La misma Madame Curie llev贸 hasta las trincheras su invento y se calcula que a lo largo de la gran guerra se tomaron m谩s de un mill贸n de radiograf铆as…



Pero la envidia segu铆a tejiendo su nefasta red, y habiendo nombrado a su sobrino Juan Mota como 鈥渟egundo en la direcci贸n t茅cnica del Laboratorio


Sanchez鈥 un suceso cambia tr谩gicamente la historia de esa Piedrabuena industrializada: una partida de milicianos se llevaron a Juan Mota Alegr铆a del cual nunca se supo de su previsible final, cuando eso de la memoria hist贸rica parece que algunos comunistas solo aplican a sus ca铆dos por el bando franquista.



Monico Sanchez fue incautado de su Laboratorio, perdi贸 a su esposa e hija, pero sigui贸 trabajando gratuitamente en una industria considerada de inter茅s estrat茅gico.



En 1961, un 6 de noviembre muere 茅l y el Laboratorio El茅ctrico S谩nchez, priv谩ndonos, -especialmente a los m谩s j贸venes- de un valioso ejemplo de tes贸n que aquellos 鈥渢alibanes鈥 hicieron desaparecer con la tristeza de ver hace unos d铆as pr谩cticamente nadie conoce al gran M贸nico, que sin duda recibir谩 m谩s elogios de su figura y aportes en otros pa铆ses que en el nuestro.



Naci贸 pobre y sin estudios, pero lleg贸 a ser un hombre rico y envidiado, gracias a su esp铆ritu emprendedor y ejemplo para una tierra de la Mancha