Barcelona: El resultado de las políticas buenistas.

|


El atentado de ayer de Barcelona no por menos esperado resulta menos sorprendente, pues si bien una parte importante de nuestra población y en especial los que componemos Democracia Nacional, veníamos desde hace diez o quince años advirtiendo de lo negativo de la inmigración incontrolada y sobre todo de la musulmana. No es menos cierto que esperas que en realidad esto nunca llegue a ocurrir. Pues bien, ha vuelto a ocurrir, como ya ocurrió en 11 M o como en el restaurante El Descanso.Pero estos actos terroristas solo son los más llamativos pero no los más destructivos. Ya que si sumamos los asesinatos cometidos por extranjeros desde los años noventa o simplemente por musulmanes veríamos que en esos y sin contar los actos delictivos calificados como atentados, serian miles los muertos, centenares de miles las violaciones y decenas de millones los actos delictivos cometidos por extranjeros desde aquellos años.


Desde la indignación y la firmeza hay que decir que el atentado de Barcelona, como los anteriores y los que con toda seguridad se seguirán produciendo a parte de los otros asesinatos, violaciones y actos delictivos no se hubiesen cometido y se hubiese ahorrado mucho en dolor y sufrimiento si en lugar de tener a unos mafiosos gobernando tuviésemos a gente honrada y preocupada por su pueblo en los distintos gobiernos. Gente que no trae a personas sin oficio ni origen conocido a vivir de las ayudas sociales o de la delincuencia. Para muestra un botón de hace un par de días donde veíamos a miembros del ayuntamiento dar viviendas a extranjeros, muchos de ellos musulmanes, mientras estas mismas viviendas y ayudas son negadas a españoles.


Basta ya de que los españoles seamos discriminados y matados en nuestro propio país por gentes traídas y mantenidas (con nuestros impuestos, claro) por las ONGs y los políticos que nos gobiernan. Por ello desde Democracia Nacional creemos que los atentados van a seguir mientras no se tomen medidas concretas y eficaces para evitarlos y estas son entre otras las siguientes:


1º Deportación automática de todos los delincuentes extranjeros una vez cumplida la pena que les corresponda en España. El supuesto terrorista de Barcelona tiene antecedentes por robo con violencia en el 2010, por abuso sexual en el 2012 y por malos tratos en el 2017. Si esta medida se aplicase las 13 personas muertas en Barcelona seguirían vivas.


2º Repatriación por las buenas o por las malas, de todos los extranjeros en situación irregular en España.


3º Retirada de todas las ayudas sociales a los extranjeros, destinando a los españoles estas ayudas. Los extranjeros pueden vivir en España de su trabajo o de su dinero. Pero un país con millones de parados no puede permitirse seguir dando ayudas sociales a los extranjeros mientras a los nacionales se las niegan o sufren listas de espera sanitarias o de otro tipo por estar saturados los servicios públicos por extranjeros. Resulta curioso la elevada proporción de ayudas sociales dedicadas a mujeres solteras con hijos de origen musulmán, en realidad si se quisiese investigar se vería, en Valdepeñas también, que están cometiendo el delito de poligamia. Delito que es ignorado por el feminismo radical mientras se critican los piropos o el ceder el paso a una mujer.


Estas son algunas que debidamente aplicadas y acompañadas de otras muchas que se quisiesen aplicar sí que evitarían los atentados. Algo que si evitan en países que como Hungría y Polonia se niegan a aceptar inmigrantes musulmanes y por ello sus ciudadanos van tranquilos por sus calles y plazas mientras nosotros nos tenemos que cambiar de acera cuando vemos a un grupo de estas personas inadaptadas o pensar si seremos presa de un atentado.



Pablo Manuel Alcaide Quintana.


Delegado de Democracia Nacional en Ciudad Real.

Responsable de temas agrarios del partido.