La OMIC de Valdepeñas ofrece una serie de consejos para disfrutar con garantías de las vacaciones

|


Los rayos del sol y la necesidad de unas mini vacaciones se hacen notar a estas alturas del verano. Los helados no son capaces de refrescarnos lo suficiente y el catálogo para elegir el próximo destino está a la vuelta de la esquina. A la hora de plantearnos un viaje son muchas las alternativas que se presentan y hay que tener en cuenta determinados aspectos.


Dentro de los servicios más utilizados en verano están los prestados por las empresas turísticas de alojamiento (hoteles, apartamentos, campings, etc…), de restauración (restaurantes, bares, chiringuitos, etc.), de transporte y de intermediación, como los que realizan las agencias de viaje. Los usuarios de estos servicios, además de los que asisten como consumidores, tienen derechos y obligaciones.


Dentro de los derechos nos encontramos con recibir información útil, precisa y veraz sobre todas las condiciones de prestación de los servicios turísticos y sus precios, con carácter precio a su contratación; obtener los bienes y servicios turísticos con las condiciones contratadas; recibir de las empresas turísticas bienes y servicios de calidad conforme a la categoría del establecimiento; obtener los documentos que acrediten los términos de su contratación y, en cualquier caso, las facturas por el pago de los servicios contratados con detalle de todos los conceptos legalmente establecidos; o ser atendidos con el debido respeto. Sin embargo, los consumidores también tienen una serie de obligaciones, así como observar las normas usuales de convivencia; respetar las prescripciones particulares de los alojamientos turísticos contratados y, muy particularmente, los reglamentos de uso o de régimen interior, siempre que no contravengan lo legalmente establecido; o pagar el precio de los servicios utilizados, en el momentos de la prestación de la factura o en el plazo establecido.


A la hora de realizar reservas por Internet, hay que tener mucho cuidado. Si va a contratar transporte y alojamiento a través de la Web, ponga mucha atención, ya que suelen ofrecer tarifas especialmente baratas. Antes de contratar, tómese su tiempo y lea con atención las condiciones. En primer lugar, fíjese bien en el precio que le ofrecen y compruebe que están incluidos todos los recargos y tasas. Muchas páginas juegan con precios que terminan engordando a medida que avanza el proceso de la reserva. Las condiciones de las tarifas también son cruciales, ya que muchas de ellas no admiten cambios ni devoluciones. En segundo lugar, hay que estar atentos al proceso de reserva, puesto que algunas páginas añaden automáticamente al precio cargos extras por servicios opcionales, como seguros de cancelación. Fíjese bien y desactive la casilla correspondiente si no está interesado en el servicio.


Ana María Moya Jiménez, Responsable de la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) del Ayuntamiento de Valdepeñas, ha anunciado a El Eco de Valdepeñas algunas recomendaciones para los viajeros que quieran pasar unos días fuera de casa este verano.


- Antes de contratar o utilizar cualquier servicio turístico compruebe que se presta por empresas y profesionales turísticos autorizados.


- Verifique que la oferta y el contrato se corresponde con la publicidad.


- Solicite el contrato por escrito y compruebe que en el mismo se detallan las posibilidades y consecuencias de su resolución, así como toda la información relativa al servicio solicitado.


- Pida siempre factura en la que se especifique el precio total del servicio y, en su caso, el desglose del mismo.


- Conserve toda la documentación (factura, publicidad, contrato…). Será necesaria ante una posible reclamación.


- Si contrata por Internet, hágalo solo a través de portales y páginas seguras (deben comenzar por htpps), en las que se muestren claramente los datos de la empresa.


- Cuando viaje en tren, avión o autobús no olvide que, aunque la ley respalda sus derechos como pasajero, es recomendable consultar las condiciones generales de cada campaña (equipajes, billetes, reservas, retrasos y cancelaciones).


- Si elige volar en una compañía de bajo coste, tenga en cuenta que las tarifas, en general, están sujetas a ciertas condiciones restrictivas. Infórmese bien antes de adquirir el billete.


- Si cree vulnerados sus derechos, utilice las hojas de reclamaciones.


En el caso del transporte aéreo, hay que tener en cuenta que la mayoría de los billetes de avión, salvo algunas compañías de bajo coste, incluyen el derecho a llevar equipaje. Se recomienda comprobar en las condiciones el límite de kilogramos que se pueden facturar sin pagar exceso de equipaje. Cuando las condiciones del avión lo permitan, se puede facturar más peso del inicialmente permitido pagando la cantidad establecida en concepto de exceso. Por su parte, la compañía aérea es responsable del daño causado en caso de destrucción, pérdida o daños del equipaje facturado cuando el hecho que haya causado el daño se haya producido a bordo de la aeronave. Es fundamental que en el caso de incidencias, se acuda inmediatamente al mostrador de la compañía o su agente handling para formular la protesta.


Si desea suspender el viaje, debe informar a la compañía lo antes posible, ya que puede suponer una penalización variable según el tipo de vuelo, ámbito y tarifa utilizada. En caso de retraso o cancelaciones por parte de la compañía, esta debe informar sobre sus causas. Los afectados ante dicha cancelación tienen derecho a una compensación económica de 250€ a 600€ dependiendo del kilometraje, así como la devolución del precio de los billetes o la conducción al destino final. No obstante, también tendrán comida y agua suficientes para el tiempo de espera, alojamiento en hotel si hay que pernoctar y dos llamadas telefónicas, fax o correos electrónicos.


En verano es habitual salir a tomar algo o comer fuera de casa. Es conveniente, por lo tanto, recordar algunos consejos: las condiciones higiénicas del lugar deben ser adecuadas y los alimentos expuestos estar protegidos por vitrinas; prestar atención al consumo de salsas y mahonesas; leer atentamente las etiquetas de los alimentos y respetar las fechas de caducidad; o adquirir los congelados al final de la compra y utilizar bolsas isotérmicas para su traslado. La dieta durante la época estival debe ser siempre variada y contener alimentos de todos los grupos alimenticios. El organismo necesita mantener el equilibrio entre los líquidos que se pierden y los que se aportan. Para ello, es necesario aumentar la ingesta de líquidos y minerales a través del consumo de zumos de frutas, infusiones, sopas frías de hortalizas y verduras, cereales o ensaladas.


Otro factor a tener en cuenta es el agua en la que nos bañamos. Se ha de controlar que las piscinas públicas dispongan de especialistas en salvamento y socorrismo, durante las horas de apertura al público. Así pues, los puntos de baño deben estar señalizados y seguir las indicaciones de las que disponga.


Hablando de piscinas, no menos importante es el sol y los rayos ultravioletas. Para evitar los efectos nocivos del sol hay que evitar la exposición en las horas central del día (entre las 12 y 16 horas), incluso en días nublados; proteger el cuerpo del sol mediante el empleo de sombrillas, sombreros (preferiblemente de hala ancha para proteger también el cuello y las orejas), camisetas, etc; usar gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioletas; beber abundantes líquidos para evitar la deshidratación; o aplicar en la piel cremas solares con filtros de protección UVA y UVB con un factor no inferior a 15. Deben aplicarse al menos 30 minutos antes de iniciar la exposición y repetir la misma después de cada baño o cada dos horas, aun estando protegido por sombrilla.


Finalmente, no olvide que la aplicación de móvil ‘Sus derechos como pasajero’ te acompaña en todo momento, ofreciéndote una información clara y concisa sobre tus derechos, permitiéndote localizar fácilmente cada problema.