Consejos para el cuidado de los talones en verano, de la mano de la Clínica de Podología José Ramón Cuadra

|



Los talones del pie son los grandes olvidados en esta época veraniega. Aunque debe mantenerse un cuidado diario durante todo el año, es en verano cuando su cuidado se hace indispensable para evadir problemas que se pueden evitar muy fácilmente. Por ello, desde la clínica de podología José Ramón Cuadra, nos ofrecen a continuación una serie de consejos fáciles y útiles para conservar la salud y la estética del talón.


La pie del talón tiene unas características y cualidades que la hacen especial y diferente a la del resto del cuerpo. Es la más gruesa de todo el cuerpo humano ya  que debe soportar presiones, fricción y fuerzas de cizallamiento sobre el suelo durante el simple proceso de caminar, o de correr y saltar si se realiza alguna actividad deportiva.


Esta zona es fuerte gracias a su grosor natural, pero no debemos olvidar mantenerla elástica para que pueda soportar las fuerzas sin romperse. Por tanto, hay que equilibrar de forma adecuada con atención ambas variables, el grosor y la elasticidad.


En verano, andar descalzo en la piscina, en la playa o en casa, entrar y salir del agua continuamente, usar zapatos abiertos, estar mucho tiempo de pie con suelas muy duras o poco amortiguables, el exceso de sol y las extremas temperaturas de la estación, o simplemente no realizar un cuidado diario con cremas adecuadas son los factores más determinantes para que haya un endurecimiento y aparición de grietas en los talones, y un aspecto de pies muy descuidados.


Con la aparición de grietas y la continuidad de la falta de cuidado, la profundidad de éstas aumentará provocando sangrado y secreción de las grietas, con el riesgo de sufrir una infección de la piel muy seria y dolorosa, que en caso de pacientes diabéticos tiene un mayor riesgo si ya existen problemas adyacentes a la diabetes. Llegados a este punto, es imperativo consultar con el especialista en este caso el podólogo.


Consejos


- Para evitar estos problemas en el talón es suficiente con realizar unas pautas diarias en casa. La más importante sería el uso diario (ideal durante todo el año) de una crema para pies que sea muy hidratante con productos queratolíticos, como la úrea, en distintas concentraciones. Desde 20% a 30%, según el estado del talón que presente el paciente. Se debe aplicar tras la ducha para sellar la humedad y también por la noche antes de ir a la cama. 


- También evite el limado excesivo del talón que deje la piel muy fina. Limite los limados caseros a una vez por semana, sin superar la capa natural para no reducir el grosor de la piel (centrarse únicamente en las pieles muertas). 


- Si es posible andar descalzo por la playa, pues la arena proporciona un efecto peeling.


- En verano cuando se utilizan las sandalias, se debe elegir aquellas en las que los talones pisen completamente dentro de la sandalia. El calzado debe ser estable y de una superficie suficiente para el apoyo, sin movimientos anormales que aumente la fricción sobre el talón.


- Cuide sus talones durante todo el año por la salud de sus pies, no solo en verano cuando la estética se vea comprometida.