Ricardo Fernández del Moral ofreció un compendio de muchos estilos

|



El guitarrista y cantaor Ricardo Fernández del Moral ofreció un mosaico de estilos diferentes durante el último concierto de feria sobre el escenario de la Plaza Mayor. Así lo declaró minutos antes de comenzar su actuación, donde destacó los muchos amigos que tiene en La Solana y la gran afición al flamenco en la localidad.

Del Moral avanzaba que iba a ofrecer “de todo un poco”, a fin de dar gustos a todos los espectadores, desde el flamenco tradicional y clásico, pasando por otros palos más festeros, con influencia americana como los cantes y toques por guajira, colombianas o habaneras.

También se atrevió con letras de poetas como Manuel Machado o Rafael Alberti, además de pinceladas del espectáculo del Quijote y parte de repertorio de canciones de copla, rancheras, boleros y otras adaptaciones. En definitiva, como él mismo decía, “es un compendio de muchos estilos diferentes”. Estuvo acompañado en el escenario por tres bailaoras, aunque la música y la voz corrieron todas a cargo de Fernández del Moral, con esa capacidad tan singular de cantar y tocar a la vez.

El artista daimieleño admitió estar muy satisfecho por volver a La Solana, donde no olvida los variados escenarios en los que ha ofrecido talento, desde el teatro Tomás Barrera a la cooperativa Santa Catalina y, por supuesto, la Plaza Mayor. Afirmó que tiene muchas actuaciones para el resto del verano.

Los muchos espectadores que llenaban la Plaza Mayor aplaudieron con entusiasmo los diferentes estilos ofrecidos por el artista a lo largo de su recital.