El navajero, fiel a su cita en las mañanas de la feria solanera

|



Son ya cerca de cuarenta años los que Rafael Bustos monta su puesto en la Plaza Mayor todas las mañanas de feria, junto al pórtico norte de la parroquia de Santa Catalina. Allí ofrece a los asistentes su mercancía, consistente sobre todo en las navajas de su taller de Santa Cruz de Mudela. Naturalmente, no falta el sorteo matinal.

En declaraciones a Radio Horizonte, Bustos se mostraba muy satisfecho por la marcha de la feria, señalando que las mañanas han estado muy animadas de público por las actividades programadas, algo que se nota tanto en la venta como en las rifas que habitualmente realiza con cartas de la baraja.

Preguntado sobre las preferencias a la hora de comprar navajas, afirma que lo importante es el filo, ya que las cachas da igual que sean de ciervo o de plástico. “Lo importante es que corten bien y muchos las prueban cortando en un papel”.

Sobre las distintas ferias a las que acude, dice que acude a muchas de la zona, finalizando el recorrido en Villamanrique, ya en octubre, pero La Solana es una cita fija desde hace décadas.