Manuel Moya: "Volver a Almagro es una oportunidad maravillosa"

|


Después de formar parte del reparto de una obra que versaba sobre un tema de plena actualidad como 'Malditos 16', el actor valdepeñero Manuel Moya se pasa a los clásicos y vuelve al Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. En esta ocasión lo hace para interpretar uno de los papeles protagonistas de 'Eco y Narciso', de Pedro Calderón de la Barca, dando vida al joven Narciso, de la mano de Miseria y Hambre Producciones, y acompañado de un elenco de actores formado por Lara Grube, Ana Vélez, Jorge Kent, Héctor Carballo, Jaime Soler Huete, María Besant y Alba Fresno bajo la dirección de David Martínez. Estarán en el Espacio Miguel Narros este viernes y sábado. Además, Manuel Moya nos adelanta en esta entrevista que participará en la próxima serie de La 1 de Televisión Española 'Estoy Vivo'.


Vuelves al teatro clásico de nuevo. ¿Cómo ha sido esa vuelta?


Con mucha ilusión porque después de cuatro años sin hacer un clásico siempre ilusiona y hay nervios por enfrentarme a otro clásico, ésta vez con Calderón de la Barca, ya que hasta ahora sólo había trabajado con Lope de Vega y Calderón requiere otras cosas.


¿Qué historia nos cuenta 'Eco y Narciso'?


Relata lo que Ovidio en 'Las Metamorfosis' cuenta acerca del mito de Eco y Narciso. Eco se enamora de Narciso y éste la desdeña porque se enamora de sí mismo, se daña en el pecho con ramas de palmera y se deja abandonar en el agua. Pero Calderón lo transforma todo y lo ubica en una Arcadia, que es como un lugar idílico. En este sentido el director ha sido muy inteligente y lo ha adaptado a una sociedad que sólo vive de posturas y de apariencias. Una sociedad que realmente está como vacía. Narciso es un alma limpia, que sólo ha aprendido encerrado en una cueva, donde vive a cargo de su madre porque un hado le dijo que moriría por una voz y una hermosura. Entonces aparece en Arcadia Narciso y se enamora de Eco y Eco se enamora de él. Su madre intenta evitar por todos los medios que se junten porque conoce el vaticinio del hado y no quiere que se cumpla. Narciso empieza a tener conocimiento de las cosas en una sociedad que está realmente corrompida. Empieza a adquirir conocimientos malos de las cosas, por lo que es bonito ver cómo un alma limpia, un ser humano que tiene ganas de descubrir cosas con mucho entusiasmo y mucha ingenuidad, se va corrompiendo y va yendo hacia su destrucción.


¿Qué mensaje intenta transmitir esta obra de Calderón de la Barca? Resulta curioso que un texto con tantos años de antigüedad se pueda trasladar al tiempo que vivimos...


Sí, sin ningún tipo de dudas. Lo vemos todos los días en cuántos Likes tienes en Instagram, cuántos amigos tienes en Facebook. Eso lleva a preguntarnos si realmente los 200 amigos que tienes en Facebook son tus amigos. Vivimos en torno a cosas vacías y ficticias porque alguien que puede tener 10.000 Me gustas puede ser la persona más triste y sola del mundo. Este paralelismo que se ha hecho es muy acertado para los tiempos que corren.


Interpretas a Narciso, que además es el protagonista de la obra. ¿Cómo es Narciso?


Cuando empieza la obra Narciso es un niño que sólo tiene conocimiento de las cosas que oye y que ha visto a través de su madre o que ha leído en libros pero no ha experimentado todo lo que sabe. Entonces, cuando sale de la cueva y va a La Arcadia está sobreestimulado. Y leí un estudio de un catedrático que decía que el perfil que se empieza a ver en Narciso durante la obra roza la esquizofrenia porque recibe muchos estímulos a la vez, y muy potentes. Ve a gente que se viste con trajes extraños, se enamora de repente y no reconoce bien qué le pasa... Ese estudio decía que era como si rozara la esquizofrenia a consecuencia de todos esos estímulos.


¿Qué significa para ti volver al Festival de Teatro Clásico de Almagro?


Me hace mucha ilusión porque hará tres o cuatro años que no estaba allí. Y sobre todo me hace ilusión este año que se cumple el 40 aniversario del festival. También porque cambiamos de espacio y vamos al Espacio Miguel Narros. Cuando estuve la otra vez con la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico estábamos en el Áurea (Antigua Universidad Renacentista). Y además es el último año de Natalia Menéndez como directora del festival, que es quien me hizo las pruebas para la Joven Compañía, así que parece que es como si se cerrara un ciclo. Y volver a Almagro es muy bonito, es una oportunidad maravillosa.


¿Llevaréis esta obra por otros lugares de España?


La intención es que, cuando acabe la época de festivales este verano, en la que estaremos, aparte de en Almagro, en el Festival de Olmedo y en Alcántara, volver a hacer temporada en Madrid o arrancar con la gira. Pero, como ahora se está cerrando la temporada de otoño hasta Navidad, no hay nada concreto todavía.


¿Por qué hay que ir a ver 'Eco y Narciso' este fin de semana en Almagro?


Porque es un texto de Calderón que es apenas conocido, es un texto bellísimo, y estoy rodeado de unos compañeros maravillosos. Se ha juntado un elenco muy bonito, hemos estado sacando lo mejor de nosotros desde el primer momento y creo que es una obra que la gente va a disfrutar porque es una adaptación bastante bonita. Si vamos al original se iría a cuatro horas y vamos a estar una hora y treinta y cinco minutos. La gente va a poder disfrutar de un texto muy hermoso y con una puesta en escena que les puede sorprender.


Más allá de 'Eco y Narciso' ¿tienes más proyectos?


Continuaré con la gira de 'Malditos 16' que voy a compaginar con la gira de 'Eco y Narciso'. Además, acabo de participar en una serie que se está rodando en La 1 de Televisión Española, 'Estoy Vivo', protagonizada por Javier Gutiérrez. Pero de momento el próximo otoño-invierno se presenta bastante teatral.