'Imagina Guanche', mitos y leyendas de las Islas Canarias, de Alfredo Palmero

|


Enrique Pedrero Muñoz. El Charco Azul (Isla de Palma)



El artista Alfredo Palmero, ha presentado una exposición de pinturas en el marco incomparable del Charco Azul en la isla de Palma, con el título de NEPCA (Nuevo Espacio Palmero Charco Azul). Un empaquetado de arte, en lo que había sido anteriormente lo mismo en el envío de los plátanos, que la familia tiene en la isla, dada las reminiscencias isleñas del artista. De esta forma la isla de la Palma ganará un espacio con este museo para el arte, donde el artista barcelonés Alfredo Palmero, dedicará a exponer su colección de pintura Imagina Guanche que ha inaugurado el pasado 7 de julio, gracias también a la iniciativa de la familia del artista.


El antiguo almacén Cejas, que está justo encima del Charco Azul un marco incomparable y que quedó en desuso desde hace años, es de su propiedad. Después de un tiempo pensando qué hacer con estas instalaciones industriales, decidieron aventurarse en esta metamorfosis radical, haciendo de este inmueble, dedicado al almacenamiento de fruta, una gran sala de arte.


Imagina Guanche, comprende una serie de retratos sobre personajes, animales o cosas en cuanto a simbolismos, mitos y leyendas de los nativos de las Islas Canarias y que el artista del mismo origen, ha querido realizar a la memoria de sus ancestros.


Así “Tamonante” de origen de la isla de Fuerteventura también llamados majos, que junto a Tibiabin que era madre e hija ejercieron de sacerdotisa o adivina en el siglo XV. Por otro lado “Atidamana” de Gran Canaria, es unificadora de la isla, junto a su esposo Gurnifalde. Gara, protagonista de una de las leyendas más famosas de las Islas. El amor imposible entre Gara, princesa del agua, y Jonay, príncipe del fuego, dan nombre hoy a la cumbre más alta de la Gomera y al Parque Nacional de Garajonay. Nombres como Guayarmina, Doramas, Guadameñe, Bencomo, Tanausú, Tiinerfe el Grande, Iruene, Armiche, Caxiraxi, Gara, Dacil, Benntejui, Yurena y tantos otros, comprenden los personajes que el artista ha sabido estudiar minuciosamente la idiosincrasia e historia de las islas para llevarlas al lienzo.


Costumbrismo de las islas como la lucha canaria, ocio primitivo, la vida diaria de los guanches conforman la totalidad de las obras.


Un total de 31 pinturas de gran formato realizadas con óleos y acrílicos, donde se recoge la maestría del artista, criado en el academicismo y el realismo descendiente de la familia Palmero, para pasar a la modernidad a través de un proceso creativo y de investigación en su trayectoria, desembocando en un surrealismo y finalmente en el expresionismo figurativo, realizado por medio de goteos, chorreos y líneas cruzadas, creando cuadrados y rectángulos, no simétricos, sino a mano alzada. Otras veces por medio de puntillismo irregular. La simbiosis la origina por medio de veladuras, para obtener excelentes texturas visuales, extraordinarios difuminados y hasta patinados, llegando a conseguir grandes efectos lumínicos.


En la inauguración estuvieron presentes, el Presidente del Cabildo de La Palma, D. Anselmo Pestana, la Consejera del mismo Dña. María del Haro, la encargada del NEPCA, María Rosa Pérez, la familia del autor  y numeroso público.


Según las palabras del artista el día de la inauguración ”Este espacio lo hemos arreglado con nuestro esfuerzo privado. No hay ni un solo céntimo de alguna Administración pública. Es un trabajo que realizamos por amor al arte”, comenta el artista, quien añade que la colección que contendrá el Nepca no está tampoco orientada a la venta de los cuadros que la componen. Así mismo, expuso como los guanches sólo querían paz y libertad y no eran violentos. También comentó que el espacio está abierto a cualquier evento artístico a realizar en él.