Los agricultores solaneros conocieron el proyecto ‘Misión posible, conservar el agua de La Mancha’

|



El auditorio del Palacio Don Diego albergó este viernes una jornada técnica sobre herramientas informáticas para un adecuado riego en cultivos hortícolas y viñedo en torno al acuífero 23. El proyecto se llama ‘Misión Posible, conservar el agua de La Mancha’ y persigue asesorar al agricultor sobre sus necesidades de riego. Es completamente gratuito.

La jornada estaba organizada por el Ayuntamiento y la organización WWF España, en colaboración con la Mesa Local por la Agricultura y la Ganadería. En la inauguración intervinieron el alcalde, Luis Díaz-Cacho, y el presidente de la cooperativa Santa Catalina, Gregorio M-Zarco.

Alberto Fernández Lop, de WWF España y director del proyecto, comenzó hablando sobre la mejora de la calidad mediante estas herramientas de asesoramiento y gestión del viñedo. Recordó que es un producto que desarrollan desde el año 2012. “Es una tecnología que permite poder conocer las necesidades hídricas reales de las plantas para darle justo el agua que necesita”. A través de satélite conocen el estado de las viñas y envían mediante email la necesidad de agua que necesita cada fase de cultivo. “Hasta 2016 se ha conseguido ahorrar 4,1 millones de metros cúbicos de agua, con unas 8.500 hectáreas asesoradas”. Las estimaciones oscilan entre el 10 y el 15 por ciento, manteniendo la calidad del cultivo.

Luego está la herramienta personalizada Rideco-Sitar está concebida para asesorar a regantes con una serie de datos que los agricultores ofrecen sobre su explotación. Un simple mensaje SMS servirá para informarles de los litros que necesita su cultivo para toda la semana, especificando el tiempo de riego. El ingeniero agrónomo Eduardo Barrilero explicó que el propietario sólo tiene que ofrecer una información básica. Si es goteo hace falta conocer la disposición de los goteros, la distancia entre ramales y el caudal que tienen por hora. Si son pivot sería preciso conocer el sector que riega, el caudal y la velocidad. En aspersión, el caudal y el marco de riego.

Es un programa informático que se descarga de manera automática y se calcula la evapotranspiración potencial a la que se aplica un coeficiente en función del cultivo. Eduardo Barrilero cree que es un instrumento muy valioso para optimizar el riego, fácil de obtener y bastante preciso. Los cálculos de 2016 hablan de un ahorro de casi medio hectómetro de agua durante toda la campaña y para todos los cultivos. “Es un dato bastante bueno de referencia para el agricultor, que les da una base de riego”.