Las esculturas de Sergio Alonso, parte de un cotizado museo al aire libre del que puede presumir Valdepeñas

|


Valdepeñas puede presumir de contar con un auténtico museo al aire libre. Un museo compuesto por esculturas en la vía pública que hacen que se respire arte por todos los rincones de la localidad. Y es que estas obras de arte se distribuyen por doquier y las podemos encontrar en todos los barrios, coronando rotondas o adornando parques y jardines. Y entre estas esculturas vamos a centrarnos en esta ocasión en las que están realizadas por el escultor Sergio Alonso, vecino de la localidad, y que ha aportado a este conjunto artístico tres piezas de gran belleza.


En primer lugar, si comenzamos nuestro recorrido por la zona norte, llegaremos al Parque de la Amapola, situado en la calle del mismo nombre, donde nos espera, grandiosa, la primera de las esculturas realizadas por Sergio Alonso. Se trata del Homenaje a las Víctimas del Terrorismo. Realizada en acero cortén, cuenta con una altura de 5 metros y está colocada sobre una peana de 9 metros. Representa una llama que simboliza la espiritualidad y la energía y, con ello, el artista quiso poner en valor el recuerdo siempre presente de las víctimas del terrorismo.


Desde el Parque de la Amapola nos desplazaremos hasta la Avenida de los Estudiantes. Frente al Hospital de la localidad encontramos otra de estas bonitas esculturas. Es la dedicada a la Hermandad de los Donantes de Sangre. Realizada en bronce fundido, Sergio Alonso ha querido representar el movimiento y la entrega, ya que la figura que se torna ante nuestros ojos es una mujer corriendo, con los brazos hacia adelante con los que entrega una gota de sangre que sale de su propio cuerpo. Y la ubicación de la escultura no es casualidad. Ocupa una rotonda situada en la Avenida de los Estudiantes y mira hacia el Hospital, sede de la citada Hermandad de Donantes de Sangre de Valdepeñas.


Y la tercera y última escultura realizada por Sergio Alonso y que embellece las calles de Valdepeñas está situada en la Plaza de la Veracruz. Majestuosa, está formada por tres piezas realizada en bronce fundido, que componen un todo. Bajo el nombre de 'Serenidad', se trata de una escultura meramente ornamental y representa a una mujer tumbada que resiste el sempiterno paso del tiempo ajena a las prisas y al estrés del día a día de los valdepeñeros que no siempre se paran para apreciar su belleza y contagiarse de su 'serenidad'.







Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.