Podemos Valdepeñas, contra la privatización de los servicios sanitarios

|



Las trabajadoras de los servicios de limpieza de los Centros de Salud y el Hospital de Valdepeñas salieron en la mañana del viernes a la puerta del hospital para protestar por la situación de impago que vienen sufriendo desde hace demasiados meses y por la que no reciben explicación ninguna. Ya en el mes de enero hubo conversaciones entre Sindicatos y SESCAM para resolver los atrasos de la nómina de diciembre y la paga de Navidad. En aquella ocasión se les aseguró que cobrarían a finales de enero y así fue. Sin embargo, no fue la solución sino un remiendo en una estructura rota.


Ahora, a mediados de marzo vuelven a sufrir retrasos en el pago de sus nóminas, abuso que se añade a la exigencia de cada vez más esfuerzo en el puesto de trabajo pues la empresa que tiene el contrato de la limpieza está disminuyendo peligrosamente el número de trabajadoras a base de no cubrir vacantes, bajas o vacaciones. Donde antes había seis limpiadoras actualmente quedan dos y eso, en un centro sanitario, es un problema serio de salud pública.


Estamos asistiendo a las nefastas consecuencias de la privatización de los servicios públicos, en esta ocasión, el servicio sanitario de limpieza. No es un problema único de Valdepeñas, sino que también ha habido protestas de las trabajadoras en el hospital de Ciudad Real, Toledo, Cuenca y Guadalajara. Tampoco es un problema únicamente económico, pues afecta directamente a la salud de la población.


La privatización de la limpieza se traduce en un mayor número de infecciones evitables y, por consiguiente, en un empeoramiento del bienestar de los ciudadanos y en un mayor gasto sanitario. Resulta chocante que la Consejería de Sanidad esté destinando fondos a una campaña de lavado de manos como norma fundamental de higiene para evitar infecciones y, por otro lado, está adjudicando los servicios de limpieza a empresas que tienen como primer objetivo, no la salud y la higiene, sino la obtención de beneficios.


Es hora de señalar como responsables subsidiarios del empeoramiento de las condiciones higiénicas de nuestros centros sanitarios y de la salud de sus usuarios a los responsables políticos de la Consejería de Sanidad: al Consejero, al Director Gerente del SESCAM y a los gerentes de los hospitales de las diferentes áreas de atención integrada. Concretamente, el gerente del Hospital General de Valdepeñas debería haber resuelto este problema, que es de su incumbencia, en lugar de sacudirse las responsabilidades y poner paños calientes. Del mismo modo, y a nivel municipal, el Consistorio debería velar por la salubridad de las instalaciones sanitarias de su municipio y exigir el cumplimiento de las condiciones de higiene y limpieza máximas. En todo caso, la responsabilidad de las privatizaciones es del Gobierno regional.


En PODEMOS Valdepeñas sabemos que las privatizaciones son la herramienta de este gobierno para desmantelar el sistema público y entregárselo a los mercados. La privatización no ha demostrado en ningún sitio mayor eficiencia ni mejoría de las condiciones laborales, al contrario, ha precarizado los empleos y ha disminuido el salario condenando a la pobreza a millones de trabajadores; fomenta la desigualdad haciendo que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.


En esta línea, PODEMOS ha convocado a toda la ciudadanía y a los colectivos sociales el día 25 de marzo para reclamar el cumplimiento de los Derechos Humanos y denunciar públicamente las perversas y antidemocráticas relaciones que existen entre los políticos y las grandes empresas y multinacionales, conformando una trama que actúa de forma mafiosa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.