Veinticinco mujeres asesinadas, veinticinco asesinos

|


Ha habido otro asesinato de una mujer, la mañana del domingo la han encontrado muerta con dos cortes en el cuello por lo que podemos suponer que la han degollado. Otro feminicidio que se une a la tremenda lista de este 2017, que aún no ha cumplido sus 100 primeros días y ya cuenta con 25 mujeres muertas, asesinadas, ahogadas, acuchilladas, golpeadas.


Hay 25 asesinos que estarán esperando sentencia, algunos incluso puede que no estén detenidos porque hayan huido. Veinticinco hombres que han estado maltratando a las mujeres que han tenido alrededor y a los que nadie ha parado los pies. Veinticinco hombres que empezaron humillando y despreciando verbalmente a las mujeres y que sembraron el miedo entre las personas de su entorno más cercano, entre las de más confianza. Esos hombres suelen dar una imagen pública diferente de la imagen privada que muestran en sus casas, en sus hogares.


Esos hombres han estado maltratando a las mujeres durante mucho tiempo, las han acosado e insultado haciendo crecer el terror hacia ellos. Esos veinticinco hombres no han soportado la fuerza y la resistencia de esas mujeres, no han soportado su ansia de libertad y han decidido asesinarlas. Lo han hecho a conciencia porque llevaban ya mucho tiempo odiándolas.


Ahora tenemos veinticinco mujeres luchadoras menos y sabemos que hay veinticinco feminicidas. Ojalá sea la cifra definitiva. Ojalá los hombres que en este momento están maltratando a las mujeres tengan la lucidez, la gallardía y el honor de abandonar esa relación malsana y tóxica. Ojalá las mujeres maltratadas sean capaces de pedir la ayuda que necesitan y ojalá las Administraciones estén a la altura de la grave situación en la que nos encontramos.


Pero no vamos a confiar en el azar; vamos a seguir luchando. Actualmente las Administraciones siguen dando la espalda a muchas mujeres que quieren huir del infierno de la violencia machista, las Administraciones siguen manteniendo el sistema patriarcal y opresor con personas y leyes que fomentan las violencias machistas. Es hora ya de atajar esta vergüenza y plantearla como cuestión de Estado. Las feministas hemos estado y estaremos a la vanguardia de la lucha por los Derechos Humanos, por la Vida y la Dignidad, por la Sostenibilidad y la Igualdad real y efectiva.


La lucha feminista tiene esta emergencia: erradicar las violencias machistas. Para ello se necesita a toda la sociedad, se necesita que todas y todos nos demos la mano para empujar juntos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.