Día de la Mujer

|



Hoy, 8 de Marzo, queremos conmemorar la gran lucha de las mujeres en toda la historia de la Humanidad.


Y nuestro fin con esta nota de prensa, queremos mirar un poco atrás, y mostrar los grandes logros de las mujeres durante siglos de lucha. Hoy, se conmemora el día de la mujer, pero el motivo por el que se puso esa fecha, es porque el 8 de marzo de 1857, se produjo una huelga de trabajadoras textiles de la compañía Lower East Side que luchaban por las mejoras laborales para la mujer, que recibían un 70% menos de salario con respecto a los hombres. Pero el mayor y más desgraciado acontecimiento que da lugar a esta fecha fue cuando, en 1908, 40.000 trabajadores de fábricas de EEUU se declararon en huelga con los mismos fines que las anteriores mujeres, además de para poder unirse a sindicatos y acabar con la explotación infantil. En una de las fábricas donde se declaró dicha huelga, la Cotton Textil Factory en Nueva York, los dueños de la fábrica cerraron las puertas y ventanas y dejaron a las trabajadoras dentro, encerradas, pero desgraciadamente, se produjo un incendio en el edificio de producción y 120 mujeres murieron calcinadas. Desde 1911 se ha celebrado este día como el Día de la Mujer Trabajadora, pero fue en 1975 cuando la ONU lo estableció como Día Internacional de la Mujer.


La mujer ha jugado grandes papeles en la historia, y así lo reflejamos en el debate que tuvimos el pasado 4 de febrero con diferentes partidos de Valdepeñas. En la Antigüedad, aunque la historia la escribían los hombres, hemos podido rescatar grandes nombres como la matemática y astrónoma Hipatia de Alejandría, asesinada por reivindicar la lucha de la mujer como ser de libre pensamiento y autonomía personal. En la revolución francesa nos encontramos con que ya la mujer toma conciencia colectiva sobre su situación social, por lo que comienzan a demandar derechos políticos y ciudadanía para la mujer, y así lo refleja la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadanía (1791), donde, entre otras peticiones, se exigía el sufragio femenino. Con el movimiento obrero, la lucha de clases sigue tomando un carácter totalmente patriarcal en el que las mujeres quedan relegadas a segundo plano. Pero a mediados del siglo XIX es cuando los movimientos de lucha de las mujeres conocen su primer momento de fuerza , y es entonces cuando surgen los movimiento sufragistas, pero de carácter burgués. Los primeros movimientos sufragistas obreros siguen mayoritariamente la palabra de F. Engels mediante su libro “EL origen de la familia, propiedad privada y el Estado” (1884), y dentro de los movimientos anarquistas, desde el neomaltusianismo, se reivindica la procreación consciente del proletariado, la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre, la liberación femenina, la libertad sexual, la promoción de la planificación familiar, entre muchas otras demandas.


Pero hoy, en la actualidad, por muy abierta que se considere esta sociedad, las mujeres seguimos estando puestas a segundo plano en una sociedad totalmente heteropatriarcal. Y eso es un hecho. A pesar de lo que el Partido Popular y C’s afirman, la brecha salarial sí existe, y es por motivos de género (ellos afirman que no es así). Según eldiario.es , “En 2014 el sueldo bruto en España fue de 22.858 euros, mientras que el salario mínimo de los hombres fue de 25.727 euros, y el de las mujeres era de 19.744. La última Encuesta de Estructura Nacional, que ha publicado el INE, cifra la brecha salarial en el 13’3%”.


Vivimos en un país machista, y que sigue matándonos, pero los medios de comunicación de lo pintan de “muerte”. ¡No es muerte; es asesinato! Llevamos 20 mujeres asesinadas en los 3 meses que llevamos de 2017. Y cuando exigimos que se reabra la casa de acogida de Valdepeñas, nos tachan de populistas, y el PSOE se defiende afirmando que “Es inútil reabrirla porque el maltratador tiene una orden de alejamiento”, declaraba Jesús Martín hace unos años. ¡Las órdenes de alejamiento se incumplen muchas veces; no es excusa! Queremos vivir libres, ir seguras por la calle, sin miedo a que nos ataquen o violen. Queremos que en las escuelas se eduque a los hombres a respetar a las mujeres. ¡Menos religión, y más educación!

Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España, seguiremos luchando para que vivamos no en igualdad, sino en equidad. Si nosotras paramos, el sistema se desploma. 




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.