El Cersyra de Valdepeñas recupera el laboratorio de mejora genética animal, desmantelado en la anterior legislatura

|


El Centro Regional de Selección y Reproducción Animal (Cersyra), ubicado en Valdepeñas, volverá a acoger los trabajos de mejora genética que se vieron interrumpidos en el año 2011 por el Gobierno de Castilla-La Mancha presidido por María Dolores de Cospedal. Así lo ha anunciado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante la firma del convenio del Gobierno regional, a través del IRIAF (Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal), con Agrama (Asociación de Criadores de Ganado Ovino Selecto de Raza Manchega) y el Cersyra para retomar el programa de mejora genética de la raza ovina manchega.


"Lamentablemente en los últimos cuatro años se abandonó la política de apoyo del Gobierno regional a la mejora genética, creo que es un gravísimo error que no nos podemos permitir en Castilla-La Mancha", ha señalado el consejero, quien ha añadido que "hemos recuperado lo que nunca debió irse de Valdepeñas y además lo hacemos en un centro en el que también hemos recuperado el nombre, que también desapareció; hoy nos sentimos orgullosos de recuperar el nombre del Cersyra, de recuperar el programa de mejora genética con Agrama y de apostar una vez más por los ganaderos que mantienen vivo nuestro medio rural".


Por ese motivo se ha firmado este convenio porque tanto la consejería de Agricultura como Agrama "participamos de una idea colectiva que es ayudar a nuestros ganaderos, que son los que están haciendo política en el territorio, y están consiguiendo que el medio rural esté vivo, por lo que tenemos que trabajar para que la raza manchega que nos representa sea cada vez más productiva", ha insistido Martínez Arroyo.


Para ello, gracias a la firma de este convenio, el programa de mejora genética, que hasta ahora los ganaderos tenían que hacer a través de empresas privadas de fuera de Castilla-La Mancha, lo puedan volver a hacer en el Cersyra, donde se llevarán a cabo los controles a cargo del personal y el equipo de este centro situado en Valdepeñas, "como se había hecho siempre", según el consejero, quien ha añadido que se ha recuperado hasta la maquinaria que también se la llevaron de aquí.


Por lo tanto, el objetivo del convenio no es otro que "seguir avanzando en la mejora genética en la que hemos avanzado mucho en las últimas décadas", ha señalado Martínez Arroyo donde ha reconocido que Agrama ha tenido un papel importante. "Si no fuera por Agrama hoy las ovejas manchegas no serían competitivas para hacer rentable la actividad ganadera y lo son gracias al esfuerzo de mejora genética en el que tenemos que seguir avanzando para que los ganaderos vean rentable apostar por el ovino manchego; queremos que el ganadero, cuando tome la decisión de dedicarse a la ganadería, lo haga a través del ovino manchego, que es la raza que mejor nos representa", ha indicado el consejero.


Por su parte, Antonio Martínez Flores, presidente de Agrama, ha mostrado su satisfacción por la firma de este convenio. "Es una buena oferta porque nosotros ahora estamos trabajando con laboratorios de Galicia y es bueno que en Castilla-La Mancha hagamos patria y hagamos aquí los controles que hasta ahora se estaban yendo fuera", ha señalado.






Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.