El Trascacho volvió a protagonizar el maridaje perfecto entre poesía y vino con Alfonso Zurro como Exaltador del Vino

|


Una noche de maridaje entre poesía y vino es lo que volvieron a regalar los componentes del grupo artístico y literario El Trascacho este sábado con motivo de la celebración de la XLVIII Cata del Vino Nuevo y Anochecer Poético. El auditorio Francisco Nieva se impregnó del encanto de una de esas bodegas añejas en las que la poesía flotaba en el aire. Pero en esta ocasión hubo muchas novedades en el desarrollo de esta tradicional cata que, además, fue retransmitida en directo a todo el mundo vía streamming. 


Los encargados de dar la bienvenida al público con un pequeño sketch fueron Juan de Dios López y Julia Cejudo, mientras que el exaltador del vino y la poesía resultó ser el director teatral Alfonso Zurro, quien, en declaraciones a la prensa, señaló que "aunque no sé mucho de vino, he querido hacer la exaltación a partir de unos recuerdos personales que yo tuve allá en mi juventud".


Además, en el desarrollo de la cata se proyectaron vídeos, se realizó una especie de homenaje al recientemente fallecido Francisco Nieva y hubo un recuerdo para Andrés Cejudo. También se brindó por el vino nuevo y los poetas premiados leyeron sus poemas.


La Cata, uno de los eventos culturales de mayor tradición de Valdepeñas, es una ceremonia poética de bienvenida al vino nuevo de Valdepeñas, en la que además, se entregan los premios del certamen literario que El Trascacho viene convocando desde 1968. A esta edición han concurrido 102 obras de autores españoles e hispanoamericanos. La procedencia de los poetas es principalmente Castilla La Mancha, aunque hay una numerosa representación de escritores andaluces, madrileños, valencianos, castellano-leoneses, vascos y navarros. De fuera de España ha llegado un 20 por ciento del total de poemas presentados, obra de poetas de Argentina, Uruguay, Méjico, Perú, Cuba u Honduras.



El jurado del concurso se reunió el pasado día 16, estando compuesto por los profesores Tomás Megía Ruiz-Flores y Ángel Luis Rivas Lado, y por el poeta Joaquín Brotóns. El símbolo Pámpanas Amarillas ha correspondido a Antonio Gutiérrez Hurtado de Mendoza, de Ciudad Real; el símbolo Chilanco ha sido para Boris Rozas Bayón, de Valladolid; el Jaraíz, para Luis Manuel Pérez Boitel, de Cuba; el Vino Nuevo para Miguel Ángel Bernao Burrieza, de Tomelloso; y el Cencibel, otorgado al mejor poema sobre el vino de Valdepeñas, para Restituto Núñez Cobos, de Castellar de Santiago.








1 Comentarios

1

Fabuloso. Nuevamente una noche mágica.

escrito por ISI 28/nov/16    23:28

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.