Condromalacia rotuliana: qué es, por qué se produce, síntomas, tratamiento, prevención y rehabilitación

|


La condromalacia rotuliana es una lesión que afecta al cartílago de la superficie articular de la rótula. Se produce en la cara posterior de la rótula con mayor frecuencia. Se trata pues, de un estado patológico del cartílago que comienza en las capas más profundas del mismo, considerándose como parte normal del proceso de envejecimiento o como una reacción del cartílago articular frente a fuerzas anormales. Las causas de la condromlacia pueden ser mecánicas (desalineaciones), postraumáticas (fracturas de rótula, contusión condral, etc.) inflamatoria, degenerativa, postinmovilización, sobreentrenamiento, etc.



En definitiva, la causa de la lesión de condromalacia rotuliana es multifactorial, se cree que el sobreuso de las articulaciones, puede provocar un desgaste acelerado ya que la rótula roza contra el extremo inferior del fémur cuando la rodilla se mueve.



Asimismo, otros factores pueden influir negativamente en el desgaste del cartílago:


Sobrepeso

Uso de calzado inadecuado

Atrofia o debilidad de la musculatura

Acortamiento de la musculatura de la parte posterior del muslo

Rodillas en valgo

Anormalidades estructurales de la rótula

Piernas desiguales en longitud

Curva exagerada en la columna vertebral

Alteraciones de la biomecánica de la marcha y de la carrera.



El mecanismo de producción orientará el tratamiento, siendo necesario realizar una exploración exhaustiva de la rodilla, así como de las estructuras adyacentes.



En el tratamiento de la condromalacia rotuliana es fundamental una observación global del paciente, atendiendo especialmente a la postura, hábitos alimenticios, tipo de deporte que practica, actividad laboral y tono muscular, para así poder equilibrar las fuerzas que estabilizan la rótula y disminuir por tanto la presión excesiva.



SINTOMAS



La incidencia de esta lesión en adolescentes y adultos jóvenes responde a estímulos de sobrecarga y sobrepresión en la rodilla, mientras que en personas mayores las enfermedades degenerativas como la artrosis, son las responsables del desgaste del cartílago articular. En ambos casos es mayor en mujeres que en hombres.


Los síntomas y signos principales son:


Dolor en la cara anterior de la rodilla, típicamente relacionado con la actividad física y que empeora al subir y bajar escaleras o al correr por superficies duras. Este dolor también aumenta tras una prolongada flexión de rodilla (al conducir, en el cine, estar agachado...). En estos casos el dolor se acompaña de sensación de rigidez y dificultad para extender la rodilla.


Roces y chasquidos de la rótula sobre el fémur durante los movimientos de flexo-extensión de la rodilla


Debilidad del cuádriceps, especialmente del vasto interno.


Acortamiento de la cadena muscular posterior, lo que contribuirá a una anormal biomecánica fémoro-rotuliana, en los isquiotibiales, tríceps sural, fascia lata...


Las principales herramientas para detectar un síndrome femoropatelar son los test exploratorios como el de Zohlen, el de Smilie y el de Aprehensión de Farbank, que servirán para detectar anomalías en el cartílago rotuliano y también las pruebas de imagen, como las radiografías o la resonancia magnética.


Tratamiento


En la fase aguda, el tratamiento será antiinflamatorio y analgésico con la utilización de técnicas manuales, la liberación miofascial, estiramientos y técnicas de electroestimulación.



En una segunda fase el tratamiento se centrará en la potenciación mediante electroestimulación de reclutando más fibras musculares que un entrenamiento convencional, y reduciendo al máximo la carga e impacto articular. Todo ello conducirá en la mejora dela biomecánica de la rótula, en la flexibilidad muscular y propiocepción.



Si quieres ver como Antonio José recuperó se recuperó de su lesión con los entrenamientos personales con electroestimulación de Body Perfect Valdepeñas pincha aquí



Prevención y rehabilitación para sujeto con condromalacia rotuliana



El protocolo de prevención y rehabilitación puede hacerse por separado de la sesión de entrenamiento o previa a este a modo de calentamiento o entrada en calor. El objetivo principal es mejorar la movilidad y estabilidad de estructuras como el tobillo, rodilla y cadera, y debe realizarse de 2 a 3 veces por semana en días alternos.



Este protocolo no sustituye las sesiones de rehabilitación específicas aunque son un excelente complemento a estas.


El protocolo consta de las siguientes partes:



Primera parte:


Movilidad articular general y estiramientos dinámicos.

Liberación miofascial con foam roller y pelota de lacrosse de la banda iliotibial, vasto externo, isquiotibiales, tibial anterior, gemelo y soleo.


Segunda fase.

Movilidad y estabilidad de tobillo, rodilla y cadera.


Tercera fase.

Activación de glúteo medio, core

Activación y potenciación de cuadriceps.


Si sufres condromalacia rotuliana u otra lesión, contacta con Body Perfect Valdepeñas para que valoremos el grado tu lesión y te ayudemos a recuperarla.  


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.