Los acusados de matar a Ángel Osorio se culpan mutuamente del homicidio

|



Los acusados de matar en 2013 a Ángel Osorio en Valdepeñas, V.M.D. y J.C.G., han testificado este miércoles en la Audiencia Provincial de Ciudad Real echándose mutuamente la culpa del homicidio y defendiendo que en ningún caso buscaron la muerte de su víctima, aunque para ello han incurrido en múltiples contradicciones, no sólo entre ellos sino también con sus declaraciones anteriores, según recoge Europa Press.



Según la versión de V.M.D., en la noche del 26 de 2013 se encontró borracha a la víctima por lo que le ayudó a acceder a su vivienda con el objetivo de, junto a su amigo, robarle. "Llevábamos la intención de robarle para seguir drogándonos, no de matarle", ha manifesto, para lo que ayudó a Osorio a abrir la puerta, se introdujo con él en la vivienda y se fue a la parte de arriba a fumarse un cigarro mientras dejaba abierto para que entrara J.C.G. a robar.



Pero en vista de que su amigo no entraba, ha añadido, bajaron con la intención de irse pero en la escalera como iban "muy drogados" tropezaron ambos y se cayeron, de forma que Ángel --siempre según su versión-- se dio con la pared de al lado de la puerta, quedando entre ambas, por lo que al entrar J.C.G. de una patada en la puerta porque creyó que se estaban pegando, "pilló a Ángel entre la pared y la puerta y yo oí un 'clac' en el cuello tras el que cayó desplomado".



Ha dicho que en ese momento su amigo lo tapó con una chaqueta para que no lo reconociera y comenzó a golpearle, tras lo que subió arriba para robar, "pero cuando vi que no respiraba, subí a decírselo. Entonces él fue a por su coche y nos lo llevamos" a una finca que ha apuntado que conocía su amigo, donde lo dejaron en una charca, negando que lo hubiera apuñalado como sostiene J.C.G.



Por su parte, J.C.G. ha intentado descargar toda la culpa en su amigo, indicando que "por querer hacer un bien, me vi yo involucrado sin comerlo ni beberlo" ya que, ha sostenido, fue solo V.M.D. quien entró en la vivienda y él no lo hizo hasta que oyó un fuerte golpe porque no tenía intención de robar.



Ha agregado que cuando entró en la casa le costó abrir porque el cuerpo de la víctima estaba en el suelo y que se golpeó con la puerta. "Yo, por respeto, le eché la chaqueta porque le toqué y no le noté pulso", de forma que, ha manifestado, a partir de ese momento actuó para proteger a su amigo, de forma que se le ocurrió simular un robo y trasladar el cuerpo para dejarlo en una finca que estaba en el primer camino que encontró y donde se quedó dentro del coche mientras su amigo apuñalaba a Osorio y abandonaba su cuerpo.



Ambos se han acusado mutuamente de haberse amenazado de muerte si hablaban y por eso, han manifestado, habrían mentido en anteriores declaraciones, además de que V.M.D. huyó a Linares cuando comenzaron las investigaciones, donde, según han testificado los policías, el otro acusado al parecer le visitó.



El juicio se reanudará este jueves con la declaración de dos testigos protegidos --que los policías que han testificado este miércoles han reconocido como muy importantes en la investigación-- los forenses y la madre de Osorio, entre otros. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.