La procesión final de novenario cierra los actos de regreso de la Virgen de Peñarroya

|



La Virgen de Peñarroya descansa ya en la parroquia de Santa Catalina tras la procesión final del novenario con la que terminaron los actos en su honor. El templo estará abierto todos los días para que los fieles puedan visitar a su patrona durante este tiempo en La Solana, según pedía el párroco Benjamín Rey tras el recorrido procesional.

Con una agradable temperatura salió la Virgen de Peñarroya por el itinerario de costumbre en su procesión de acción de gracias que coincide con el final del novenario. La Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Rescatado abría el desfile tras el estandarte, interpretando diversas marchas durante el recorrido.

El tradicional baile de banderas precedía a los directivos de las distintas cofradías y hermandades de la localidad, contando también con una amplia representación de miembros de la cofradía de la Virgen de Peñarroya de Argamasilla de Alba.

Amén de autoridades y clero junto a la carroza, también desfilaron varias mujeres ataviadas con mantilla española color blanco, el mismo color que lució la madre bellamente engalanada en su carroza. La Banda Municipal de Música dirigida por Ángel Sancho volvió a cerrar la procesión, ejecutando conocidas partituras tras la imagen de la patrona.

Al finalizar el recorrido procesional y antes de entrar la imagen al templo, el párroco de Santa Catalina Benjamín Rey pronunció unas palabras de agradecimiento ‘por tantos regalos de cariño que nos ha brindado la madre estos días en los que hemos podido experimentar como Dios sale a buscarnos de mil maneras’.

El sacerdote pidió redoblar la fe en estos cuatro meses de estancia de la patrona en La Solana, indicando que ‘no es buena una fe sin constancia’. Por eso, recalcó que ‘la virgen está en casa junto al sagrario y junto a su hijo y la iglesia estará abierta todos los días para que los fieles vayan a verla’. En este sentido, el religioso dijo que no sólo hay que volcarse con la virgen cuando viene o cuando se va, pidiendo más visitas a la madre durante este tiempo.

El párroco terminó su breve intervención con una oración a María del Papa Francisco y rezando un Ave María.

El capitán terminó satisfecho y arropado por la cofradía y su familia

La procesión también es el último acto oficial del Capitán de la virgen, aunque ostentará tal cargo hasta el día 8 de diciembre, fecha en la que entregará el bastón a la cofradía. Gabriel Jaime García-Abadillo ha terminado muy satisfecho su paso por la capitanía después de unos intensos días de intensa actividad.

El capitán estaba muy contento por haber compartido estos días con la virgen, indicando que tiene mucha fe. Destacó el apoyo incondicional de toda su familia que se ha volcado en cada una de las actividades, especialmente en la romería al Castillo. Jaime también resaltó la buena sintonía con la cofradía y lo bien que se han portado con él en todo momento.

Reconoció que llegó a la capitanía casi de forma accidental, puesto que ha ocupado el lugar que correspondía a su primer nieto. Al nacer este, le apuntaron para ser Capitán de la virgen, pero luego vinieron más nietos que también querían ocupar dicho cargo. Al final, y tras en consenso de la familia, se optó porque fuera el abuelo y todos quedaran contentos, según indicó a la emisora municipal Radio Horizonte. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.