El Plan de Empleo de Cruz Roja apuesta por el Empleo Joven en la provincia de Ciudad Real

|



La situación de la población joven desempleada continua siendo muy desfavorable actualmente, tal y como refleja el reciente informe sobre tendencias del empleo juvenil en 2016 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que sitúa la tasa a nivel mundial en un 13%, a una décima de su máximo histórico (13,2%) en 2013.


La situación en España y, en consecuencia, en nuestra provincia continua siendo muy difícil para este colectivo, con un riesgo de exclusión social del 22%; a pesar de que la tasa de desempleo se haya reducido en los últimos meses, sigue manteniéndose en torno al 46%, triplicando la media internacional y duplicando la europea (20%), con el agravante de que el empleo creado tiene un alto grado de precariedad (temporalidad, jornadas parciales impuestas, explotación laboral con jornadas reales superiores a las establecidas en los contratos laborales, remuneraciones muy bajas…); así, según datos de Eurostat uno de cada cuatro jóvenes tiene un trabajo que no le permite salir de la pobreza.


La situación de la crisis socioeconómica se prolonga más en nuestro país que en otros del entorno y las políticas de ajuste realizadas han provocado que los colectivos más vulnerables perdiesen parte de derechos adquiridos anteriormente. Ante esta situación, muchos jóvenes prefieren mantenerse en el sistema educativo, aumentando la tasa de formación universitaria del 20% en 2000 al 40% en 2014 y disminuyendo así la tasa de desempleo juvenil automáticamente; pero existe una población joven denominada “nini”, que ni estudia ni participa en el mercado laboral, permaneciendo excluida y que requiere de programas y proyectos específicos para que puedan contar con una segunda oportunidad y no continúen desvinculados del mercado laboral.


Por ello, Cruz Roja Española en la provincia de Ciudad Real ha apostado por incrementar la atención a esta población joven más desfavorecida en tres asambleas de la provincia, con el objetivo de llegar al mayor número de jóvenes posible a través de la puesta en marcha de 5 proyectos específicos para población joven, en el marco del Programa Operativo de Inclusión Social (POISES) y del Programa Operativo de Empleo Juvenil (POEJ), cofinanciados por el Fondo Social Europeo para el período 2016-2019, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Diputación Provincial de Ciudad Real y Ayuntamiento de Alcázar de San Juan


LOS PROYECTOS DE EMPLEO JÓVEN EN LA PROVINCIA


En Alcázar de San Juan y Tomelloso se desarrollan 3 proyectos del POEJ (Pulsa empleo: Activación y acompañamiento, Formación para el empleo para jóvenes de G.J. y Escuelas de Segundas Oportunidades) con 57, 34 y 60 participantes respectivamente en cada asamblea.


En Ciudad Real se desarrolla 1 proyecto POISES (Primeras oportunidades laborales con jóvenes) y 1 proyecto POEJ (Aprender Trabajando para jóvenes de Garantía Juvenil) con 145 y 20 participantes respectivamente.


En total, se trabajará con 467 jóvenes en la provincia, 222 hombres y 245 mujeres, de los que 322 participarán en alguno de los proyectos POEJ y 145 en el proyecto de Primeras oportunidades laborales con jóvenes, el único que no tiene como requisito de acceso inscripción previa en el sistema de garantía juvenil ya que pretende dar cabida a la población joven que no cumple los requisitos para inscribirse en dicho sistema.


Por asambleas, Alcázar trabajará con 151 jóvenes, Tomelloso con 151 y Ciudad Real con 165; los proyectos están abiertos a jóvenes de otras localidades contando con ayudas de transporte para compensar el desplazamiento hasta la asamblea correspondiente.


A 31 de agosto se han incorporado 271 jóvenes, 146 hombres y 125 mujeres, de los que 227 cuentan con estudios de ESO o inferiores (83,76%) y el resto estudios secundarios.


Se han realizado intervenciones en orientación por un total del 5.768 h., una media de 21,29 h. por participante; 30.041 h. de formación (competencias personales y sociales, técnicas, técnico-profesionales…) lo que supone una media de 110,85 h. por participante; además de acciones de intermediación (prácticas no laborales en empresa, visitas a centros de trabajo…) hasta alcanzar un total de 36.048 h. de intervención, alcanzando así una media de 178,08 h. por participante.


Además de las acciones de orientación llevadas a cabo para aumentar la motivación, la autoestima y reforzar algunos aspectos considerados claves para facilitar su incorporación al mercado laboral se potencia la realización de la formación técnica (manipulador de alimentos, nuevas tecnologías, idiomas…) y técnico-profesional en distintos oficios, con un mínimo de 150 h. teórico prácticas y realización de prácticas no laborales en un centro de trabajo.


El pasado 31 de agosto finalizó el curso de dinamización de actividades de tiempo libre educativo, infantil y juvenil en el que han participado 17 jóvenes de Ciudad Real a través del proyecto de “Primeras oportunidades laborales para jóvenes” y en breve iniciarán 150 h. de prácticas no laborales en empresas colaboradoras de la ciudad para poder obtener el título de monitor/a juvenil homologado por la Junta de Castilla-La Mancha.


Para el desarrollo de estos proyectos de apoyo al empleo joven resulta imprescindible contar con las empresas de la zona que, de modo desinteresado, colaboran con CRE en la puesta en marcha de los distintos proyectos.


INSERCIÓN LABORAL


Hasta el momento se han insertado 49 participantes, 26 mujeres y 23 hombres, con un total de 64 contratos de trabajo, 47 jóvenes han realizado prácticas no laborales en empresas (28 hombres y 19 mujeres) y 28 empresas han colaborado en distintas actividades desarrolladas dentro de los proyectos de empleo con jóvenes.


La realidad del mercado laboral actual requiere la puesta en marcha de una intervención específica para acercar e incorporar a este colectivo al mismo ya que, según la coordinadora de empleo de CRE Ciudad Real, Ana Díaz Felpeto, “la población joven está sufriendo con mayor incidencia la precariedad laboral, con mayores dificultades para incorporarse a su primer puesto de trabajo debido a la falta de experiencia laboral previa, con nula o escasa estabilidad temporal ya que se fomentan los contratos temporales, jornadas de trabajo parciales a nivel de contrato que se convierten en falsas completas, salarios muy bajos, etc.”, a lo que añade que “potenciar el empleo joven desde Cruz Roja supone alejar a esta población de una más que segura exclusión social si no obtienen unos ingresos que permitan su autonomía personal, por lo que la colaboración del tejido empresarial y del resto de agentes sociales es imprescindible para lograr el objetivo propuesto, sin obviar la labor imprescindible que realiza el personal voluntario de la entidad”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.